Número 278  //  18 de Febrero de 2005  //  9 Muharram1426

 Consultas

Sobre la madre que se entromete en el matrimonio de su hija

Redacción Webislam


Tengo 24 años y mi madre, que ha estado haciéndome la vida difícil durante muchos años, denostando todo lo que hago, trata ahora de crearme problemas en mi matrimonio al criticar a mi marido continuamente. Todo esto me irrita profundamente. El problema es que quiero a mi madre, pero no puedo consentir que se inmiscuya más en mi matrimonio. ¿Sería preferible que rompiera mi relación con ella?


A juzgar por tu explicación tu caso es bastante grave y tienes toda la razón al sentirte irritada. Sin embargo, tienes que entender que tu madre, a pesar de sus errores y defectos, ostenta una alta posición ante ti por la sola razón de serlo. Ella tiene también el derecho a ser tratada con el mayor respeto y a ser objeto de atención y amor. En el Corán, el amor y buen trato hacia los padres reviste la mayor importancia. Al-lah menciona esta obligación junto al deber de no adorar a nadie más que a Él, que es el primer y principal mandato que el musulmán ha de cumplir.

“Tu Señor ha decretado que no debéis adorar sino a Él y que debéis ser buenos con vuestros padres…” (17:23)

Al-lah también declara:

“Hemos ordenado al hombre con respecto a sus padres –su madre le llevó sufriendo pena tras pena y le destetó a los dos años-: “Sé agradecido conmigo y con tus padres. “¡Yo soy el fin de todo!” (31:14)

Existe igualmente un conocido hadiz en el que el Profeta (saw) manifiesta que “el Paraíso se encuentra a los pies de vuestras madres.” (Al'Nisa'i, Ibn Majah, Ahmad). Esto significa que debemos mantener el máximo respeto hacia nuestros padres y nuestro tratamiento hacia ellos puede hacernos ganar el Paraíso.

Por todo ello, no creemos que debas romper tus relaciones con tu madre. Trata de hacerla ver, de una manera educada y amistosa pero firme, que su actitud hacia tu marido resulta inaceptable para ti. Intenta buscar puntos de interés en común que tengáis las dos. Si lo crees conveniente, busca a una tercera persona que disfrute del respeto de tu madre y que le plantee también las cosas de forma directa.

Si las cosas empeoran, entonces puedes buscar un alejamiento en el espacio y el tiempo durante un período determinado para que las cosas se vayan calmando. Permanece también cerca de Al-lah con tus oraciones y el dhikr y pide Su ayuda, que debe ser buscada de forma continua y muy en especial en los tiempos difíciles.
 

Portada  |  Búsqueda  |  Hemeroteca  |  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

 
Noticias  |  Pensamiento  |  Mujer  |  Al Ándalus  |  Geo-política  |  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  |  Arte y Literatura  |  Qur'an y Hadiz  |  Jutbas  |  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
|  Entrevistas y Conferencias  |  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
|  Vida de Muhammad