Número 278  //  18 de Febrero de 2006  //  9 Muharram1426

 Literatura

Casidas de amor místico (1)

Ibn Arabi


Miró el rayo oriental y amó el Oriente
de fulgurar en Occidente, el occidente hubiera amado,
pues mis ansias de amor son por el rayo y sus fulgores
no decidieron mi amor ni los lugares ni la tierra.
La brisa me ha narrado de ella un decir aprendido
del dolor y de mi pasión, de la tristeza y de mi sufrimiento,
del éxtasis y de mi razón, de la nostalgia y del amor
de las lágrimas y de mis ojos, del fuego y de mi corazón.
Aquella a quien amas sólo está en tu pecho
y la brizan tus suspiros
Yo le dije: Hazle saber que ella es
quien causa el fuego de mi corazón.
Sólo puede apagarlo la unión eterna
y si arde más no es culpa del amante.
 

Portada  |  Búsqueda  |  Hemeroteca  |  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

 
Noticias  |  Pensamiento  |  Mujer  |  Al Ándalus  |  Geo-política  |  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  |  Arte y Literatura  |  Qur'an y Hadiz  |  Jutbas  |  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
|  Entrevistas y Conferencias  |  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
|  Vida de Muhammad