Número 277  //  4 de Febrero de 2005  //  24 Dhu´ l Hiyya 1425

 Consultas

Sobre la mujer soltera

Mehdi Flores


¿Es cierto que el Corán rechaza a la mujer soltera?
 

Layla

 

Respuesta: Layla, Layla, el Corán es una carta de amor escrita para ti sola por tu eterno Enamorado, aquel que te dice:

“¡Escucha, amada mía!
Yo soy la Realidad del mundo,
de su centro y de su circunferencia,
Yo soy las partes y el todo,
Yo soy la voluntad establecida
entre el Cielo y la Tierra.
No he creado en ti la percepción
más que para ser
el objeto de mi percepción.
Si me percibes,
te percibes a ti misma,
pero no puedes percibirme
por ti misma.
Es por mi mirada
por la que me ves y te ves,
no es por tu mirada
por la que puedes percibirme.
¡Amada mía!
¡Tantas veces te he llamado
y no me has escuchado!
¡tantas veces me he mostrado a ti
y tú no me has visto!
¡tantas veces he sido suave efluvio
y no has aspirado mi aroma!
¡tantas veces alimento sabroso
y no me has degustado!.

¿Por qué no puedes alcanzarme
a través de las cosas que tocas?
¿o respirarme a través de los olores?
¿por qué no me ves?
¿por qué no me escuchas?
¿Por qué?
Mis goces para ti
sobrepasan todas los goces
y el placer que te procuro
sobrepasa todos los placeres.
Soy para ti
preferible a todos los demás bienes.

Yo soy la Belleza, Yo soy el Gozo.
¡Ámame, Ámame a mí solo!
¡Piérdete en mí, en mí solo!
¡Únete a mí!
pues nadie es más íntimo que yo.
Los otros te aman por ellos mismos,
Yo te amo por ti.
Y tú ... tú huyes de mí.
¡Amada mía!.
No puedes igualar mi amor
pues si te aproximas a mí
es porque yo
ya me he aproximado a ti.
Estoy más cerca de ti que tú misma,
que tu alma, que tu aliento.
¿Qué criatura
se portaría así contigo?.
Estoy celoso de ti contra ti.
No quiero que pertenezcas a otro,
ni siquiera a ti misma.
Sé mía, para mí, porque estás en mí,
aun cuando tú no lo sepas.

¡Amada mía!.
¡Vayamos a las nupcias!
Y si encontramos el camino
que nos separa
destruyamos la separación.
¡Vayamos de la mano!,
¡entremos en la presencia
de la Realidad,
que ella sea nuestro juez
imprima su sello
sobre nuestra unión,
y vivamos juntos para siempre!”.


Así lo sentía el maestro Muhiddin Ibn Arabi.

El matrimonio en esta tierra es símbolo vivo, aya, de esa realidad compartida entre Dios y el ser humano. "El matrimonio -como dice el Profeta, Dios le bendiga y colme de paz - "es la mitad de la religión". Lo que el Corán dice es que el el Islam no hay monacato, es decir, gente que debe renunciar al sexo o a fundar una familia para así consagrarse a Dios. El sexo es una bendición de Dios, signo de su Amor y la familia es la ocasión para mostrar y recibir la Misericordia entrañable del Creador a través del amor de los padres, hermanos o hijos. Tanta importancia le da Dios a la familia que dice el Corán: "El paraíso está por debajo de los pies de las madres". Es decir, que el grado de honor y deleite de una madre supera el rango del paraiso, pues ¿qué es comparable a una madre, que forma en su seno a su hijo, lo amamanta con su leche y lo reviste de su amor?.

Dicho todo esto, vuelvo al poema:

Ámame, Ámame a mí solo!
¡Piérdete en mí, en mí solo!
¡Únete a mí!
pues nadie es más íntimo que yo.
Los otros te aman por ellos mismos,
Yo te amo por ti.
Y tú ... tú huyes de mí.
¡Amada mía!.
No puedes igualar mi amor
pues si te aproximas a mí
es porque yo
ya me he aproximado a ti.
Estoy más cerca de ti que tú misma,
que tu alma, que tu aliento.
¿Qué criatura
se portaría así contigo?.
Estoy celoso de ti contra ti.
No quiero que pertenezcas a otro,
ni siquiera a ti misma.
Sé mía, para mí, porque estás en mí,
aun cuando tú no lo sepas.

Dios te pide que no te "cases" con nadie, que tu corazón se reserve solo para El y en este sentido, si el amor a Dios no deja sitio en el corazón para el matrimonio, como ha pasado y pasa a muchas Amigas de Dios, entonces nada hay que reprochar, pues que dice el profeta, Dios le bendiga y le colme de paz: "El que ama y muere casto, es mártir". Casto aquí quiere decir soltero y entero.

Estoy celoso de ti contra ti.
No quiero que pertenezcas a otro,
ni siquiera a ti misma

Dios ama tanto a sus criaturas que se llama a si mismo en el Corán "El Celoso, Al Gayyur". Es nuestro Amigo íntimo, el que está más cerca de nosotros que nuestra vena yugular

Estoy más cerca de ti que tú misma,
que tu alma, que tu aliento (...)

¡Únete a mí!
pues nadie es más íntimo que yo.

Juzga tú misma si es verdad o no que el Corán rechaza a la mujer soltera.

assalam alaykum wa rahmatuLlah wa barakatuh

El Mehdi
 

Portada  |  Búsqueda  |  Hemeroteca  |  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

 
Noticias  |  Pensamiento  |  Mujer  |  Al Ándalus  |  Geo-política  |  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  |  Arte y Literatura  |  Qur'an y Hadiz  |  Jutbas  |  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
|  Entrevistas y Conferencias  |  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
|  Vida de Muhammad