Número 277 //  4 de Febrero de 2005  //  24 Dhu´l Hiyya 1425

 Nacional

Los colegios de Aragón, Canarias y Andalucía serán los primeros en impartir clases de religión islámica

Rosa Serrano
La Razón


Los alumnos de algunas escuelas de Andalucía, Canarias y Aragón pronto tendrán una nueva asignatura optativa: religión islámica. Estas tres autonomías, además de Ceuta y Melilla, donde ya se imparte esta materia desde hace años, es donde más concentración de demanda de enseñanza del credo musulmán existe, y donde antes se enviarán profesores para comenzar las clases. Así lo anunció esta semana Riay Tatary, uno de los dos secretarios generales de la Comisión Islámica de España, en representación de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIE).

   En la actualidad hay una veintena de profesores de religión musulmana, que imparte clases en centros de las dos ciudades autónomas. Ahora, el Ministerio de Educación, quien se reunió el pasado mes de noviembre con los representantes de la Comisión Islámica, tiene previsto ampliar esta cifra con otras 20 plazas. Los nuevos docentes se distribuirán en «puntos estratégicos» de Andalucía, Canarias y Aragón, según explicó Riay Tatary. De acuerdo con sus previsiones, las primeras escuelas con nuevos profesores de islam serán las de las ciudades andaluzas de Almería, Granada, Sevilla, Algeciras y Málaga.

Cataluña, Madrid y Valencia. Después de estas tres comunidades, la Comisión Islámica pretende seguir implantando las clases de religión islámica en las comunidades con más fieles: Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana. «En estas tres regiones hay mucha población musulmana, y seguiremos por ahí», indicó Mansur Escudero, el otro secretario general de la Comisión, en representación de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri). Sin embargo, aclaró que «queremos que se implante a nivel nacional, porque si no significaría discriminar a los alumnos de otras regiones.

   Sin embargo, la veintena de profesores nuevos «no alcanza en absoluto para cubrir las necesidades». De acuerdo con Tatary, en la actualidad hay un total de 74.000 solicitudes de alumnos de todos los niveles para recibir clases de religión musulmana. Sin embargo, la Comisión Islámica considera que, si se generaliza esta asignatura, podrían superar las 100.000. Así lo explica Escudero. A su juicio, habría que contar no sólo con los estudiantes musulmanes en nuestro país –unos 100.000, gran parte del medio millón de fieles de esta religión que viven en España. También habría que tener en cuenta a alumnos de otras religiones interesados en recibir clases de islam, «igual que algunos alumnos musulmanes reciben religión católica».

   Escudero lamenta no saber con exactitud cuándo comenzarán las clases de islam en los colegios de las tres autonomías. «Tenía que haber sido desde el inicio de este segundo trimestre escolar», asegura. Sin embargo, tanto él como Tatary admiten que es «difícil» que el Ministerio de Educación actúe con rapidez, pues la implantación de este profesorado es competencia autonómica en la mayoría de las regiones. Todas, excepto las tres donde se prevé su inmediata implantación, Cantabria Baleares y Asturias.

   La Comisión Islámica, que tiene un centenar de profesores disponibles para empezar a dar clases, prevé completar la oferta con «profesores itinerantes», que impartirán la asignatura en colegios de diferentes pueblos de cada comunidad autónoma con un «circuito asignado», de acuerdo con Tatary. Además, este organismo trabaja en un programa para ofrecer las clases de esta materia vía internet.

Materia no evaluable. Los representantes musulmanes tienen, pues, mucho interés en ver cumplidos los acuerdos que firmaron en 1996 con el Gobierno. En virtud de aquel convenio, el Estado se comprometía a responder a las solicitudes de enseñanza de las religiones protestante, musulmana y judía en los centros escolares. Los profesores, que se elegirían con el visto bueno de la Comisión Islámica (en el caso de esta confesión), recibirían su salario del Estado. Los acuerdos debían haberse hecho efectivos en el ejercicio presupuestario de 1998. Casi nueve años después, todavía no se han desarrollado.

   Los musulmanes quieren ver cumplida esta promesa pronto. Sin embargo, no prentenden que la asignatura cuente para la nota final del alumno. «No queremos que sea evaluable», explica Escudero. «Las materias espirituales, como esta, no se pueden evaluar, como se hace con una enseñanza académica, como las Matemáticas o con la Geografía», indica. Los profesores musulmanes se limitarían, de este modo, a realizar «una evaluación de las actitudes de los alumnos y a a consejar a los padres». El representante de Feeri, sin embargo, asegura que esta renuncia a que el islam sea parte de la media del alumno no es fruto de un acuerdo con el actual Gobierno, sino que es su opinión. Así, explica que «nos atenemos a lo que dice la ley, y ahora la ley dice que la Religión no es evaluable».
 

Portada  |  Búsqueda  |  Hemeroteca  |  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

 
Noticias  |  Pensamiento  |  Mujer  |  Al Ándalus  |  Geo-política  |  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  |  Arte y Literatura  |  Qur'an y Hadiz  |  Jutbas  |  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
|  Entrevistas y Conferencias  |  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
|  Vida de Muhammad