Número 276  //  20 de Enero de 2005  //  10 Dhu´ l Hiyya 1425

 Noticias del Mundo Islámico

 

Paolo Portoghesi, el arquitecto del Islam

 

Noha Omari
The Daily Star

 

 

Paolo Portoghesi, un prominente arquitecto italiano y director de la Biennale de Venecia desde 1983 a 1993, se ha ganado una amplia reputación en el mundo por ser el autor del Centro Cultural Islámico de Roma y en la actualidad de la mezquita de Estrasburgo. Portoghesi concibió su proyecto romano en 1974 y desde entonces éste tuvo que luchar para salir adelante frente a la oposición de los integristas católicos y otros sectores que rechazaban la idea de construir una gran mezquita en Roma, donde se halla la ciudad del Vaticano. Portoghesi y el entonces alcalde de la ciudad recibieron incluso amenazas de muerte. Sin embargo, la tenacidad del arquitecto y de los musulmanes fue recompensada y veinte años después el Centro Islámico de Roma fue finalmente inaugurado.

En la actualidad, Portoghesi planea construir otra gran mezquita en Estrasburgo, una de las ciudades más relevantes en el proceso de construcción europea. Portoghesi ganó un concurso frente a competidores de la talla de Zaha Hadid y Mario Botta en el año 2000. En esta ocasión, él ha dejado los temas de tipo administrativo en manos de sus contactos en Francia y ha seguido el discurrir del proyecto desde su oficina en Italia.  “Esperemos que no lleve tanto tiempo como el de Roma,” indicó.

El proyecto original de la mezquita fue aprobado por el alcalde socialista de Estrasburgo, donde residen más de 40.000 musulmanes. Más tarde, cuando un gobierno municipal de derecha llegó al poder, comenzaron los problemas. El proyecto tuvo que ser reducido de tamaño y en la actualidad se calcula que la Mezquita ocupará unos 2.000 metros cuadrados y tendrá una cúpula de 20 metros. El coste total del mismo será de 6 millones de euros, que serán sufragados en un 25% por el Ayuntamiento y el gobierno regional.

En la actualidad, los políticos franceses están sumidos en una controversia acerca de la posible revisión de la ley de 1905, que prohíbe la financiación de las asociaciones religiosas por parte del Gobierno. Algunos políticos, como el antiguo ministro de Interior, Nicolas Sarkozy, afirman que el Estado debe financiar a los musulmanes con el fin crear mezquitas apropiadas que sustituyan a los locales diminutos donde gran parte de los seis millones de musulmanes franceses tienen que orar.

Portoghesi se muestra de acuerdo con este punto de vista. “Los países europeos han cometido numerosos errores en su política. La única forma de luchar contra el terrorismo es mostrar que Europa está abierta al Islam. Esto es por lo que yo presenté mi proyecto en el concurso… Las mezquitas son indispensables para que los musulmanes tengan un sentimiento de seguridad e identidad.”

Douad Douai, director del proyecto de la Mezquita de Estrasburgo, explica que aún falta un millón de euros para completar el proyecto. Él se queja en este sentido de los obstáculos impuestos por el equipo municipal, que no ha concedido “una garantía para el resto de la financiación, como ha hecho anteriormente en el caso de otras confesiones religiosas.” Douai cree que una vez que el tema monetario se haya resuelto, llevará únicamente un año y medio el completar la construcción.

Portoghesi, que es conocido por integrar sus construcciones dentro del paisaje natural, cree que “la situación de la mezquita es espléndida. “Hay un canal, un río y árboles. El hecho de construir la mezquita dentro de este ambiente resulta fascinante.”

En su diseño de la Mezquita de Estrasburgo, Portoghesi se ha inspirado en la Mezquita de Córdoba. La cúpula de la mezquita de Estrasburgo, cubierta de cobre –respetando la tradición local que a menudo utiliza el cobre en los tejados- tendrá una apariencia postmoderna. La sala de oración, en la que cabrán unos 1.500 musulmanes, tendrá asimismo una luz tenue y difusa.

Portoghesi ha sido siempre un admirador de la arquitectura islámica. En los años sesenta, los estudiantes palestinos le pidieron que diera una conferencia sobre este asunto, algo que resultaba difícil porque existía entonces poca bibliografía en italiano. Hoy en día, sin embargo, hay toda una biblioteca dedicada a este particular. Portoghesi ha mantenido siempre un gran interés hacia los distintos lugares de culto. Él ha diseñado recientemente un templo ecuménico en Sicilia, donde las tres grandes religiones monoteístas podrán rezar juntas. “El mayor desafío de hoy en día es hacer de las religiones un instrumento de paz. Existe una raíz común en todas ellas,” señaló. Él está convencido también de que la Mezquita de Estrasburgo resulta esencial para atender a las necesidades de la comunidad musulmana de la ciudad. “La gente que vendrá a la mezquita son musulmanes y están muy bien integrados en la sociedad francesa y satisfechos de su identidad,” indica Portoghesi. Uno de estos musulmanes es Abdul Qadir Benkamla. “He vivido en Alsacia desde que tenía seis años y estoy casado con una mujer de la región. Tengo 41 años y para mí éste es un momento de profunda alegría. Esta mezquita será muy importante para las futuras generaciones.”.
 

Portada   Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores

 
Noticias  Pensamiento  Mujer  Al Ándalus  Geopolítica  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad