Número 178  //  2 de Julio de 2002  //  22 Raby`al-thani 1423 A.H.

 INICIACIÓN AL ISLAM

El cerebro y el Dzikr

Por Ahmad Hulusi


 

Recomienda esta página 



Tanto el Dua' (invocaciones, peticiones) como el Dzikr (meditación con la ayuda de los nombres de Al-lâh), son prácticas cuyo objetivo es acrecentar la actividad cerebral y permitirle expresar las cualidades y la fuerza con que Al-lâh lo ha provisto y que no aprovecha. Por lo demás, estas prácticas permiten al individuo construir su propio cuerpo para la vida después de la muerte...

 

Al-lâh por Su ciencia os ha traído a la existencia con Sus mas bellos nombres. En consecuencia, vuestro cerebro contiene todas las características  que expresan los significados de los atributos de Al-lâh. Cuando repetís constantemente los nombres de Al-lâh en vuestro intelecto, estimuláis  vuestro cerebro con el fin de desarrollar sus sentidos.

 

Por ejemplo, cuando repetís el Nombre "Murid", que es el atributo de Al-lâh para "Voluntad", un cierto número de veces, digamos tres mil veces al día, notareis en seguida una clara mejora de vuestra fuerza de voluntad. Os sorprenderéis de ver con que eficacia ejecutareis la mayor parte de vuestras tareas sin gran esfuerzo, mientras que antes fracasabais a causa de que os fallaba la voluntad.

 

Si repetís el Nombre de Al-lâh "Quddus" después del Nombre "Murid" otras tantas veces cada día, practicando el dua' "Quddusu t-tahiru min kulli sû-in" de trescientas a quinientas veces cada día, simplemente dejareis de fumar, de beber o de drogaros, sin demasiado esfuerzo. Podéis preguntaros si es real  ó si estas prácticas son verdaderamente útiles. Intentadlo y juzgar por vosotros mismos. No tenéis mas que practicarlo durante algunos meses y veréis los resultados, aunque realmente no creáis en su eficacia.

 

Ya que la práctica del Dzikr es un proceso puramente técnico; en consecuencia el recibir sus beneficios no depende en absoluto de ninguna creencia. Lo hemos observado en multitud de experiencias...

 

De este modo, una gran cantidad de personas han roto fácilmente con ciertos hábitos después de haberse puesto a practicar el Dzikr tal y como os lo hemos sugerido, y han continuado en esta práctica incluso cuando se emborrachaban en los bares, justo para intentarlo sin la menor intención en lo que decimos...

 

El Dzikr es una práctica que consiste en repetir palabras que se revisten de sentido en el cerebro, no tiene lugar en el tiempo, ni en un sitio, ni en una creencia.

 

Por primera vez en Turquía, así como en el mundo, hemos explicado en nuestro libro "Los misterios del hombre" publicado en 1986, que el Dzikr era un sistema práctico cuya finalidad era la de acrecentar la actividad de grupos celulares en el cerebro al que se le daba una lista de nombres. Disponéis de una explicación mas detallada en nuestro libro "Dua' y Dzikr", así como en "Al-lâh anunciado por Muhammad".

 

Paralelamente a los descubrimientos de laboratorio, estos indican que la práctica del Dzikr, a saber, las repeticiones de nombres en el cerebro, provocan el crecimiento de la actividad neuronal desde el momento en que nuevas regiones ó grupos celulares se implican en el cerebro, siendo publicados por primera vez en Diciembre de 1993, en un articulo de la revista "Scientific American". Estos descubrimientos son las conclusiones de largos años de experimentación llevada a cabo en laboratorio y descrita en este articulo que finaliza: "Cuando una persona lee un nuevo nombre, o bien repite una palabra dada, diferentes regiones del cerebro, así como grupos celulares inactivos entran en oscilación y se implican en el trabajo, de suerte que la capacidad cerebral aumenta.

 

La capacidad de vuestro cerebro se desarrolla simultáneamente con la repetición sistemática  de los nombres dados de Al-lâh, un cierto número de veces en vuestro intelecto. Y esto os permite así, desarrollar vuestra personalidad en relación con ese nombre dado.

 

Poco importa si sois creyentes o si no lo sois. Pues se trata del sistema creado, del orden dado por Al-lâh.

 

La principal razón que os ha llevado a mal interpretar esta cuestión reside en el hecho de que no erais conscientes de que llevabais en vosotros los mas bellos nombres de Al-lâh. Además habíais creído sin razón, que debíais realizar las prácticas "’ibadas" en dirección a un dios lejano.

 

Sin embargo, los conocedores de la Verdad, desde Ahmad Yasawi a Yunus Amra, Abdu l-kakir  Yilani, el Imam al-Ghazali, Hadji Baktash Wali, Ibrahim Hakki d'Erzurum y Mawlana Yalalu d-din, han llamado nuestra atención sobre el hecho de que Al-lâh era nuestra propia Realidad y han insistido sobre la necesidad de descubrir a Al-lâh en nosotros mismos, en vez de volvernos hacia un dios lejano.

 

En realidad, el Dzikr no se practica con vistas a agradar a un dios alejado, sino mas bien con vistas a descubrir a Al-lâh en vuestra propia esencia, acrecentando vuestra fuerza cerebral, y como consecuencia vuestra capacidad de comprensión. En definitiva, el Dzikr os permite percibir efectivamente los mas bellos nombres de Al-lâh y penetrar en el "misterio del califato" sobre la tierra...
 

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

 
Noticias  Pensamiento  Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad