Número 177  //  25 de Junio de 2002  //  15 Raby`al-thani 1423 A.H.

 PENSAMIENTO

Bellos Nombres

http://www.coran.org.ar


 

Recomienda esta página 



Al-lâh era un Tesoro Oculto y quiso darse a conocer. Creo al hombre para que Le conociera y esa es la finalidad principal del ser humano: conocer a Su Creador.

Y aquel, cuyo corazón estaba preocupado solo con Su Creador, nos dice:

"La preocupación con este mundo: comer, beber, buscar sin descanso mas de comer, el incremento de las posesiones y el disfrutar de ellas...todo ello es esclavitud estimulada por nuestra carne. El ego, eterno seductor, nos ha hecho inatentos a cualquier otra cosa que no sea los placeres de este mundo. Solo cuando el pájaro del alma vuele libre de la jaula de la carne, este sueño se evaporara y nos encontraremos solos, en compañía de nuestros hechos....."

El Corán nos estimula constantemente a "recordar a Al-lâh". Nos habla de la naturaleza temporaria de la existencia terrena y de la posibilidad de una existencia eterna en Su Presencia a través de la adoración y de Su Recuerdo.

"Todo lo que hay en los cielos y en la tierra glorifica a Al-lâh y El es El Poderoso, El Sabio"
Sura 57, ayat 1 y Sura 59, ayat 1.

Teólogos musulmanes han escrito numerosos comentarios sobre Los Bellos Nombres de Al-lâh, describiendo los efectos que la recitación de cada nombre tiene sobre el alma de aquellos que desean conocer a Su Creador.

Cada objeto manifiesta algún poder de Al-lâh. Su alegría o Su ira, Su amor o Su magnificencia emanan a través de estos objetos. Este es el porqué de que seamos atraídos o repelidos.

Estas manifestaciones no tienen fin, en tanto el proceso de la creación exista.

Los variados poderes de Al-lâh se encuentran descriptos en Sus Nombres. Tal es el motivo por el cual vemos que la creación íntegra manifiesta los Nombres de Al-lâh.

Al primer Hombre, Adán, la paz sea con él, le fueron enseñados los nombres de todas las cosas (Corán II, 31). Estos son los nombres de todos los objetos que habían venido a la existencia al momento en que él fuera creado, y de todos los objetos que llegarán a la existencia hasta el Día del Juicio. "Enseñar los Nombres" , significa hacer al hombre consciente de la esencia de todas estas cosas. Esta conciencia entraña conocimiento total. Y el conocimiento total es imposible sin que la esencia se haga parte y porción del ser.

La enseñanza de los nombres de las cosas implica por lo tanto, el introducir las esencias dentro del ser de Adán, y en consecuencia, el implantar los Nombres de Al-lâh dentro del ser de Adán. Los atributos de Al-lâh que eran, son y serán manifestados en esta creación hasta el Día del Juicio, fueron sembrados dentro del ser de Adán. Este es el motivo por el cual Adán (la paz sea con él) pudo representar a Al-lâh como su "Califa" y hacerse meritorio de recibir la salutación de los ángeles. Esta es la razón por la cual Al-lâh le garantizó a él, y a través de él, al Hombre, el dominio sobre esta creación en su integridad.

"Ha sido El Quien hizo a ustedes (Sus agentes) herederos de la tierra". (Corán VI, 165)

Sus Bellos Nombres es un bálsamo suavizador para los sedientos corazones. Aprendan, comprendan y reciten los bellos nombres de Al-lâh. Busquen las huellas de los atributos de Al-lâh en toda Su creación, arriba en los cielos, aquí en la tierra, y en aquello que es hermoso en vuestros seres. El lector descubrirá en ello bendiciones hasta la extensión de su sinceridad. Con el permiso de Al-lâh, el inmerso en duda hallará seguridad, el ignorante encontrará sabiduría, el negador obtendrá confirmación. El mezquino se convertirá en generoso, los tiranos inclinarán sus cabezas, el fuego en los corazones de los envidiosos será extinguido.

 

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

 
Noticias  Pensamiento  Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad