Número 163  //  9 de marzo de 2002  //  25 Dhul-Hijjah 1422 A.H.

 AL ANDALUS

El misterio del billete de mil pesetas

Nuevos Musulmanes
http://es.geocities.com/khalidmonedero/index.html


 

Recomienda esta página 


 

¿Desea recibir "El Mensaje del Qur'an" en su casa?

Se confirma la presencia de musulmanes hispanos en la América precolombina

En varios números de la revista Verde Islam se han publicado las investigaciones de Isabel Álvarez de Toledo, Duquesa de Medina Sidonia, sobre la presencia de musulmanes en América anterior al «descubrimiento» de Cristobal Colón. Un hecho que, según manifestaba la Duquesa, se ha mantenido y mantiene en secreto por razones de estado. Ahora, y desde el otro lado del Atlántico, Brent Kennedy y Robyn Vaughan Kennedy, dan a conocer en un fascinante libro publicado por la Mercer University Press, la desconocida historia sobre la limpieza étnica en América. "Los Melungeons: La resurrección de un pueblo orgulloso" es el título del libro donde se desvela la historia de los musulmanes en la América precolombina.

Este es un extracto de uno de los artículos referentes a la Duquesa en Verde Islam:

"Posteriormente, el 31 de julio de 1502, tuvo lugar un 'descubrimiento' aún más extraordinario. Fuera de la isla de Jamaica, Colón encontró personas extrañas en una nave extraña que los historiadores occidentales generalmente han considerado indios mayas.

Esta nave tenía cuarenta pies largo por ocho de diámetro, y tenía un pabellón sombreado en el centro. Desde una cierta distancia, Colón pensó que era misteriosamente parecida a las galeras moras que él había visto con mucha frecuencia en el Mediterráneo. Había aproximadamente unos cuarenta hombres y mujeres en la galera y, al contrario que los indios jamaicanos, estas personas iban vestidas: camisas sin mangas, de colores y diseños vistosos, como aquéllos que Colón había visto en su propio país, en la Granada musulmana. "

Para más información, consultar:

"Los Melungeons: La resurrección de un pueblo orgulloso". Brent Kennedy y Robyn Vaughan Kennedy Mercer University Press, Macon, Georgia 31207, 1994. ISBN 0-86554-445-X

"La presencia africana en la América Antigua. Ellos vinieron antes que Colón" Ivan Sertima. ISBN 0-394-40245-6.

El misterio del billete de mil pesetas

Un día vi un programa de televisión en el que la gente hacía todo tipo de preguntas curiosas. Fué en la TV3 de Cataluña. Una mujer marroquí llamó al programa para preguntar por qué en los billetes de 1.000 pts. (que ahora van a desaparecer con los euros), hay una figura de un "dios o guerrero" azteca, alrededor del cual hay dos frases escritas en árabe. Una puede leerse más o menos claramente y dice: "La ilaha il.la Al.lah" = "No hay más Dios que Dios". La otra no es posible leerla, pero está escrita en caracteres árabes, solo que parece haber sido copiada por alguien que no tiene conocimiento de la lengua. Al igual que un niño que no sabe leer si copiara una frase en español.

Esto le hizo pensar a mi hermana y mi cuñado, en las gentes de Granada, que todavía hoy siguen haciendo cerámica de la misma forma que sus antepasados, con decoración de caligrafía árabe, pero que en muchos casos ya casi no es posible leer. Aunque si se ve con claridad que se tratan de letras árabes escritas por manos analfabetas en ese idioma.

En resumen, si miramos el billete, en la zona donde está el rostro de Hernán Cortés, veremos una figura azteca (señalada con un recuadro blanco, abajo). La figura tiene junto al brazo derecho una frase ininteligible, pero escrita en caracteres árabes y en el brazo izquierdo, la mano porta la frase: "La ilaha il.la Al.lah" = "No hay más Dios que Dios". Ojo hay que poner la figura en horizontal en cada caso para leerlas correctamente. En el billete que está más abajo, la frase primera está en la posición correcta para ser leída. Para leer la otra solo habría que dar un giro de 180 grados.

Bien, me dispuse pues a contactar con numismáticos en las páginas de Internet más importantes y las contestaciones que tuve fueron ridículas.

Estaba claro que nadie iba a tomarme en serio. Pero lo cierto es que nadie pudo decirme de dónde sacaron esa imagen para ponerla en el billete ni por qué la eligieron. Otros en claro tono socarrón, me hablaron de la Duquesa de Medina Sidonia, refiriéndose a ella como la "Duquesa Roja". Sin embargo esta señora está realizando una labor encomiable en sus investigaciones, de las cuales, además, tiene pruebas, documentos históricos que permanecían en archivos abandonados. Que la Duquesa sea roja o blanca, no desprestigia para nada su labor. Y lo que sí me indicó este comentario es que todavía queda mucha intolerancia y muchas mentes cerradas.

En esta imagen podemos apreciar mucho mejor la figura, con las dos frases en vertical y bordeándola:

También se me dijo que esas frases no decían nada. Cuando interrogué si sabían leer en árabe, se me contestó que no, pero que había estudiado muchas monedas de la época del Califato, que él era (y no lo dudo) el mejor experto de España en monedas de la época andalusí y bla, bla, bla. ¡¡¡Pero cómo se atrevía a decirme que no ponía nada en árabe si desconoce esa lengua!!!

Aunque mi mujer que es árabe y yo (que no lo soy, pero estudié árabe hasta tercer curso en la Escuela Oficial de Idiomas), leíamos más o menos la frase en este idioma (recordemos que hay cierta dificultad por la ligera transformación de las letras), pensé que mejor era asegurarme yendo a la mezquita. Le pregunté al Sheij (imam), él se rió y me dijo que por supuesto ahí ponía "No hay más Dios que Dios". Seguidamente me dijo, "¿Pero cómo? ¿Es que acabas de enterarte de que los musulmanes llegaron antes? Anda vamos al oratorio que es la hora de hacer la oración del atardecer..."

Yo me quedé estupefacto ante la naturalidad de la respuesta. Ni si quiera le dio importancia, este tema estaba ya asumido en el mundo árabe desde la antigüedad.

Después volví a los numismáticos para referirles el tema y entonces me dijeron que era lengua azteca y que yo quería sacarle tres pies al gato. Sin embargo cualquiera puede buscar (por ejemplo en Internet), cosas sobre la lengua azteca y descubrirá que escribían con pictogramas, no tenían letras (sus escritos son dibujos, parecidos a los jeroglíficos egipcios). Un investigador serio, no debería dar respuestas que desconoce. Por lo menos antes de responderme, podía haber averiguado si los aztecas tenían alfabeto.
 

Aquí vemos la figura, con la otra frase en su posición más o menos horizontal:

Pocos quieren admitirlo, pero esa es la explicación más lógica y hay muchísimas pruebas que lo confirman. Os animo a que busquéis y comprobéis por vosotros mismos. Pero tengamos en cuenta que hay mucha gente tratando de tapar y de impedir que esto se de a conocer. Los musulmanes estuvieron antes y además de forma pacífica. Los indios copiaron algunas de las costumbres, pero se fueron perdiendo con el paso de los siglos. Por eso esas frases eran copiadas y recopiadas, usándolas como decoración, al igual que hacen los musulmanes, hasta que se fue perdiendo la caligrafía nítida. Exactamente igual que le pasó a la gente de Granada.

Ahora entiendo por qué los aztecas recibieron a Hernán Cortés con un gran respeto y como si lo estuvieran esperando. Decían que otros hombres con barba ya llegaron de esa dirección hacía mucho tiempo atrás. Sin duda alguna, esos hombres con barba eran musulmanes...

"Aunque los árboles de la tierra fueran cálamos y el mar junto con otros siete mares más (tinta), las palabras de Al.lah no se agotarían. Es cierto que Al.lah es Poderoso, Sabio."

Sura de Luqman (31-26).

Por favor, si alguien tiene más información sobre este tema que me la envíe a: khalidmonedero@yahoo.es
 

 Artículo Anterior

 Artículo Siguiente  

Self - El Si mismo


En la peregrinación hombres y
mujeres rezan codo con codo

 

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento  Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad