Número 149  //  23 de noviembre de 2001  //  8 Ramadan 1422 A.H.

 LA CASA DE ABRAHAM

Jornada Primera: Dios

Los textos que siguen pueden servir para trece jornadas de trabajo conjunto en un posible Encuentro futuro entre pensadores judíos y musulmanes ideado para poner de manifiesto que nuestras cosmovisiones pertenecen a una misma sensibilidad. Los textos que siguen son el fruto de la investigación del profesor Abdelmumin Aya en fuentes judías –Talmud, Zohar, Torá, Midrash- y se constituyen en material base para seguir Descristianizando el  Islam, ya que el pueblo judío ha sido más agresivo que el musulmán a la hora de no permitir que se tradujeran tergiversadamente sus textos a otras lenguas.

El musulmán, en general, no debe tener recelo en usar textos de sabiduría que no pertenecen a su ámbito cultural, pero mucho menos cuando no sean textos ajenos al entendimiento semita de las cosas: el Profeta –la paz sea con él- recomendó a sus compañeros el estudio del hebreo; y, sin ir más lejos, Ibn `Arabî –el gran maestro de nuestra tierra- citaba junto a los hadices del Profeta, textos llegados por tradición judía acerca de Musa y los otros profetas reconocidos por el Islam.

 

Recomienda esta página 



1. Dios es la memoria oculta de las cosas:

"Dios guarda en su memoria sólo aquello que el hombre olvida (...) Tú eres aquel que rememora eternamente todas las cosas olvidadas".

2. Dios es "lugar":

"El hombre sensible debe sentir su divinidad como siente el lugar en que se afirma. Y así como no puede imaginarse sin ese lugar, así, con toda sencillez, debe hacerse consciente de Él, que es el lugar del mundo, el sitio manifiesto que abarca el universo...".

3. El sabor del pan es Dios: 

Rabí Búnam dijo una vez durante la tercera comida del shabat: “Lo que saboreais del pan no es su gusto verdadero. Sólo los tzadikim, que han purificado sus miembros, experimentan su verdadero sabor, tal como Él lo creó. Ellos prueban y ven que el Señor es bueno".

4. Dios es la consistencia de las cosas:

"Todo existe a causa de su vida vivificante, y cuando Él se retira de alguna cosa, ésta se desmigaja hasta que no queda nada".

5.  Le damos forma personal a Dios con nuestros actos:

“Está escrito: "¿A quién, pues, que pueda comparárseme, me haréis semejante?" (Isaías 40:25). "La verdad es que somos nosotros quienes damos a Dios una figura semejante a un hombre. Le damos esa figura cuando servimos con corazones devotos. Con nuestra devoción damos una figura humana a nuestro Creador, a él, bendito sea su nombre, que no puede ser comparado con nadie. Cuando un hombre misericorDioso brinda su ayuda con amor, contribuye a dar forma a la mano derecha de Dios. Y cuando un hombre libra la batalla de Dios y aniquila el mal, contribuye a dar forma a la mano izquierda de Dios. Aquel que se yergue en el trono, sois vosotros quienes lo habéis hecho”.  

6. El espacio santo del Uno

(en árabe relacionar con quds)

El sagrado Uno tiene un sitio reservado para él mismo y su nombre es mistarim (misterio) (Hagigah, 5b).

7. El que niega a Dios es más honesto que el que cree saber cómo es

Un hombre famoso ha proclamado la existencia del Ser Supremo y ha anunciado pa aesta semana grandes celebraciones religiosas en su honor. Y hay hombres sobre esta tierra, y hasta en medio de nosotros, que se alegran de ello y dicen: “Mirad cómo los pueblos cesan de renegar de Dios”. Pero esta proclamación es peor que cualquier reniego de Dios. Porque para los sin-Dios el trono del mundo está vacío, y ellos se consumen en el deseo de llenar ese vacío, y el Eterno tendrá piedad de ellos como tiene piedad de los que sufren por la verdad. Éstos, en cambio, que proclaman el Ser Supremo, ponen sobre el trono del mundo la larva de sus pensamientos, y aquel ángulo de su alma que está hecho para contener la esencia de la vida, ellos lo llenan con el fruto de la muerte. Sí, cualquier ídolo está más vivo que este Ser Supremo, porque quienes lo adoran entienden por ídolo vida y llevan vida, mientras que éste... ¿quién puede desear elevarle oraciones y esperar recibir de él lo que un viviente puede recibir de un viviente? El mismo hombre que lo proclama –mensajero de la muerte que da a entender que lleva un mensaje de vida, ser vacío que da ilusiones de plenitud, estéril y, por tanto, sin frenos-, a él, digo, no le bastará siquiera el coraje del actor para dirigirse a quien ha proclamado; y si le bastase, las carcajadas prevendrían al hacha que está ya preparada y afilada para él. ¿Qué pretende  este hombre con su estupidez?...

8. La idolatría es un primer paso hacia Dios

(en árabe relacionar con shirk y ilâh)

Es necesario perdonar a los hombres si esculpen imágenes de rostro sublime y bondadoso y les colocan en lugar de Dios, pues es muy difícil vivir en su Presencia. Si nosotros les queremos conducir a Dios no podemos conformarnos con echar a tierra sus ídolos, sinoq ue tenemos que intentar descubrir qué atributo divino quería representar el escultor.

 

 Artículo Anterior

 Artículo Siguiente  


El Magreb: del Islam
reformista al Islam oficial

 

Hadices sobre Ramadán

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad