Número 147  //  12 de noviembre de 2001  //  26 Sha`ban 1422 A.H.

 MUJER

Contra la utilización política del velo

 "Las mujeres musulmanas residentes en Holanda reciben
dinero de Arabia Saudí por usar velo"

Recomienda esta página 



1. De la utilización política del velo

Publicamos un documento antiguo (septiembre del 1998) pero de actualidad: se trata de una denuncia de la presión ejercida por representantes sauditas sobre las mujeres emigrantes (de Holanda, en este caso). Desconocemos el alcance de dicha presión, pero si sabemos cual es su motivo. Forma parte de la campaña política que trata de imponer el velo con varios objetivos:

Desunir a la ummah, y crear una imagen del Islam determinada en occidente. Las mujeres de los países musulmanes y algunas musulmanas europeas aparecen a veces separadas por una barrera (hiyab significa protección, pero también barrera), aunque debajo de los atuendos siempre anida la persona. Si las mujeres musulmanas dejasen de llevar velo en los países “de acogida”, se rompería con esa imagen, por lo cual los poderes, deseosos de hacer pasar el Islam como una religión de emigrantes, pactan gustosos con las autoridades saudíes para que propaguen la imagen conveniente. Con ello se pretende ejercer el “monopolio político” sobre el Islam, capitalizando esa imagen, señalando como “no islámico” todo aquello que no se amolde a una imagen puramente cultural del Islam.

El tema del velo también sirve de auténtica “cortina de humo” a los verdaderos problemas que afectan a la ummah, particularmente en lo que se refiere al desencuentro de los valores del Islam con occidente: la usura, el tráfico de armas, etc. Mientras las autoridades de ciertos países obligan a cubrirse alas mujeres y les niegan sus derechos (islámicos), entran a formar parte del sistema capitalista internacional, practicando la usura encubierta (Banca islámica) o depositando grandes fortunas en bancos europeos (nadie parece escandalizado de las astronómicas cifras que se mencionan como depositadas en bancos occidentales por la familia Bin Landen, producto del petróleo y de diversas obras de construcción realizadas en Meka y Medina...). Esos mismos países acaban convirtiéndose en los máximos clientes de los fabricantes de armamentos.

Una vez dicho esto queremos aclarar que nosotros no estamos contra el velo. Nos parece una costumbre noble y de largo arraigo, una tradición particularmente hermosa. Estamos contra la instrumentalización política del velo, contra unas concepciones teocráticas y patriarcales que parecen inspiradas en lo peor del hombre, en sus miedos y avaricias más mediocres. Estamos contra la imposición del velo por parte de una burocracia religiosa que muy poco tiene que ver con el Islam.

Por lo demás nos remitimos al comunicado de nuestras hermanas de Al Nisa de Ámsterdam.

2. Comunicado de Al Nisa de Ámsterdam:

“Las mujeres musulmanas residentes en Holanda reciben dinero de Arabia Saudí por usar velo”

Amsterdam (Holanda) 20 septiembre 1998

La información ha sido publicada por el periódico holandés “De Volkskrant”. Son declaraciones de la Presidenta de Al Nisa, la mayor organización de mujeres musulmanas en Holanda, M. Bogaers. Según la misma, los pagos se iniciaron hace años y la mayoría de mujeres que reciben el “subsidio” son marroquíes y turcas residentes en los Países Bajos.

Por otro lado, las mujeres holandesas que se convierten a la fe musulmana no reciben dinero “pero son apoyadas por organizaciones fundamentalistas locales”, afirma Bogaers, quien señala también que la influencia de los movimientos fundamentalistas en Holanda es cada vez mayor.

En la entrevista de Bogaers hay otras declaraciones que nos permiten tener una “óptica diferente” de la imagen de la mujer musulmana:

Bogaers, que se convirtió al Islam hace diez años durante su estancia en Arabia Saudí ha declarado en la entrevista que...

    El Corán es malinterpretado por los fundamentalistas porque “la igualdad entre el hombre y la mujer está recalcada”.

    En el Corán se aconseja usar velos pero no se establece la “obligatoriedad de llevarlos”.

    El Islam provee a la mujer “de autorrespeto y dignidad y no de servilismo”.

    Las mujeres deben mantenerse críticas incluso frente a sus propias comunidades, dice la presidenta de Al Nisa.

AL NISA renunció a su participación permanente en el Consejo Musulmán de Holanda en una acción conjunta con la segunda organización de mujeres llamada “Promoción”. Según las dos organizaciones de mujeres, el Consejo las “intimidó calificándolas de feministas y emotivas”. Con su renuncia al Consejo, desapareció la representación femenina en la máxima organización musulmana de Holanda.

 

 Artículo Anterior

 Artículo Siguiente  


La Mezquita de Córdoba
 

La Mezquita de la Roca

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad