Número 150  //  30 de noviembre de 2001  //  15 Ramadan 1422 A.H.

 LITERATURA

Cánticos a la esencia

Por Kabir


Recomienda esta página 



I

¡Oh servidor! ¿Dónde me buscas?

¡Si estoy junto a ti!

No me hallarás ni en la mezquita ni en el templo,

ni en la Kaaba ni en Kailasa;

tampoco en ritos ni en ceremonias,

ni en el Yoga ni en la renunciación.

Si en verdad me buscas, pronto me verás,

muy pronto, sin que el mínimo tiempo transcurra.

"Oh, sadhu. Dios es el aliento de todo

lo que respira."

 

II

No es necesario preguntar al santo

a qué casta pertenece:

sacerdote, guerrero, mercader; todas,

las treinta y seis castas, por igual

buscan a Dios.

Absurdo es preguntar al santo por su casta.

El barbero, el carpintero y la lavandera

buscan a Dios.

Incluso Raldas va en su búsqueda.

El Rishi Suachapa era curtidor de origen.

Tanto hindúes como musulmanes

Lo buscan a Él,

que no está en las distinciones.

 

III

Amigo, espéralo mientras vivas,

conócelo y compréndelo:

en esta vida mora la liberación.

Si no te sueltas del apego en vida

¿cómo esperas lograrlo al morir?

No es sino sueño pensar que a Él,

al dejar el cuerpo, el alma se unirá:

Si ahora lo hallaste, también después lo hallarás;

si no, será morar en la Ciudad de la Muerte.

Si la unión se alcanza en el Presente,

mañana seguirá.

En la Verdad, sumérgete; conoce al Maestro

verdadero, en el auténtico Nombre

ten fe: "Es la búsqueda lo esencial.

Soy esclavo de la esencia de la búsqueda".

 

 Artículo Anterior

 Artículo Siguiente  

El mes sagrado del ayuno


Poemas de Ali al Haded
 

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad