Número 142  //  10 de octubre de 2001  //  22 Rajab 1422 A.H.

 CONCIENCIA

Lo trascendente se esconde dentro de lo evidente

Por Omar Joray
omar7ar@hotmail.com

 


Recomienda esta página 



I. El destino: le dijo al rey que en el día del casamiento de su hija, ella iba a morir ya que una serpiente la picaría. Cuando llegó ese día, luego de la fiesta de casamiento, ella se dirigió a su habitación, tomó la orquilla de oro que estaba en su cabello y la clavo en la pared. Allí estaba la serpiente la cual murió automáticamente, sin que ella se de cuenta. Al otro día, la hija sacó la orquilla y cayó la serpiente muerta. Cuando el rey escuchó la noticia, su corazón se llenó de alegría y felicidad por el cambio que el destino había hecho .Pero tenía una inmensa duda: ¿Acaso su hija había  obedecido algún principio, para que su  merito (recompensa ) salvara su vida? Le preguntó a ella: "¿Qué principio hiciste que te salvó de la serpiente?".La hija le contó que durante la fiesta había llegado un hombre pobre que pedía comida  Como todos los invitados estaban ocupados en comer manjares, nadie le prestó atención, la hija del rey fue la única que lo vio y le acercó su propia comida a este hambriento, pues sintió que ese acto era el mas grande acto, al incluir al excluido. Al escuchar las palabras de su hija, dijo el rey: "Un principio mas grande cumpliste y se impuso a tus necesidades, por eso te salvaste de la muerte", como estaba escrito, tu obediencia al principio de ver la realidad sin teñirla con tus significados y tu desobediencia a tu egoísmo que te hace ver, escuchar y decir - las cosas como a ti se te antoja, hicieron que viajaras de un destino peor  para ti hacia otro destino mejor para ti. El destino apunta hacia algo mas grande , pero es la importancia personal de nuestros egos, los que nos impiden viajar. Si soltamos nuestras posesiones y certezas dañinas, sentimos dolor porque son parte de nuestra carne, pero si soportamos ese dolor, (TRASCENDEMOS) viene liberación y pureza (vacío de subjetividad) al soltar lo dañino.

 

II. La comprensión: Lo que te he querido decir hasta ahora; le replicó el Instructor a su alumno - es que no hay puertas. Para que pasemos a un nuevo nivel de comprensión, sucede sin consultarnos. Yo quiero decir, continuó el discípulo - que me he quedado perplejo con lo que descubrí de mi. Es que ese atontamiento; dijo el  instructor - es la comprensión. Pero para ello debes estar previamente puro (casi vacío de ti) y ese casi es quien se atonta, pero algo mas grande que hay en ti, pero no es de ti, (al ayudar al necesitado, al hacerla mía a su necesidad, se trasciende limites de identidad) que es quien comprende y esa comprensión al ser global, profunda  y espontánea hace desaparecer al casi y hace desaparecer las diferencias (contradicciones entre opuestos) que hay en tu interior, las cuales te hacen dividir en mil pedazos a tu mundo exterior. Es necesario aprender a convertir (ir mas allá - trascender) la multiplicidad en unidad, para que  se nos aparezca el sentido interno (coherencia) de las cosas, cada creación esta orientada hacia su destino, descubrir lo que ya esta es el desafío y huir de la ignorancia es el premio.

 

III. Reconciliación: ten presente que con el paso del tiempo la piel se

arruga, el pelo se vuelve blanco, las articulaciones se endurecen, tu

modo de ver la realidad se hace rígido, y tus certezas aumentan.

Pero lo importante  es que tu reposicionamiento (reconciliación contigo) te flexibiliza tu cuerpo y tu mente, allí, en el renacer no tienes edad. Tu renacer es el plumero de cualquier tela de araña vieja. Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida. Detrás de cada logro, hay otro desafío. No seas orgulloso, no huyas de pequeños desafíos, ellos son tus piernas con las cuales avanzas. No seas autosuficiente, no desafíes a una fuerza superior a ti. No vivas de fotos ya sacadas. Saca nuevas fotos. Sigue aunque las circunstancias  se comploten para que abandones, o ¿crees que es sin esfuerzo el subir la montaña? Cada paso que subes te deja sin soporte. No dejes que se oxide la sensibilidad profunda que hay en ti. Haz que en vez de pensar mas de lo mismo, sientas sin prejuicios, viendo las cosas tal cual son. Pero nunca llegues a conclusiones definitivas. No eres Dios. Toda la creación se renueva de momento a momento (se trasciende a si misma), lo impermanente es lo que se repite, dentro y fuera tuyo, entonces toma a tu vida con mas respeto y admite como posibilidad que tu no eres, sino que vas siendo, ya sea por rendición ante lo mas grande o ya sea por la vía del dolor (crisis de identidad -accidentes -somatizaciones) ya que lo actual siempre se impone a lo ya vivido, por tener la frescura y la fuerza de lo recién nacido.

 

IV. AUTOENGAÑO:

 

1) Los tres errores del autoengaño: a) Está mal ubicado en el

sentimiento profundo del pecho (conecto lo que siento ahora con mis

nudos biográficos, para sentir el presente desde significados emocionales del pasado). b) Está mal ubicado en la visión de la realidad (veo acorde a mi modo de ver, que es muy limitado, pero es mío), y c) está mal ubicado en lo que expreso con la lengua. Monologo para no comunicarme, así me aíslo, no vaya a ser que el otro haga algo con mi self). En estos 3 casos y en los 3 casos del punto 2, estoy muerto en vida y mi muerte se hace cada día mas intensa (trascendencia invertida o contra-despertar en aumento).

 

2) El autoengaño despierta a tres grandes demonios dormidos: a)

compulsión: me sucede y no puedo hacer nada a partir de mi voluntad b)

proyección, es decir mi pequeño enfoque parcial de la realidad lo hago prevalecer sobre la gran realidad, así me convertí en automatismos vivientes que transforma lo relativo en absoluto. c) ceguera para ver las esencias o llaves maestras o visión de soluciones presentes en cada situación, me ahogo en un vaso de agua.

 

3) Fuerza curadora: Para pasar a ser real, se necesita de una tremenda

fuerza curadora la cual está oculta dentro del problema. Si veo hechos sin juzgar sentiré dolor por caída de egos de importancia personal y si soporto ese dolor, el cederá y se transformara en fuerza curadora. Dentro del síntoma está la fuerza curadora. Dentro de la amenaza está la oportunidad de crecer. Dentro de lo cotidiano esta lo trascendente. La fuerza curadora esta mas allá del dolor (lo trasciende- es mas  grande) pero no vendrá si primero no viene el dolor. Y el dolor no vendrá si no vemos las cosas tal cual son, lo cual se produce cuando vemos hechos concretos (sin juicios ni prejuicios ni significados personales) dentro de contextos específicos.

 

4) a) No hacerse cargo de cosas que no hice o que no tengo responsabilidad alguna y b) Si hacerse cargo de lo ya hecho y sus consecuencias es hacer justicia (reconciliación) con uno mismo. Reconciliación es pegar el salto sobre los opuestos contradictorios entre si, es un salto viviente (compromiso visceral: no es un ajedrez intelectual), así se renueva o trasciende la creación y esto no es un juego para distraerse de la rutina que provoca la mecanicidad de la mente automática.

 Artículo Anterior

 Artículo Siguiente  



Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad