Número 145  //  30 de octubre de 2001  //  13 Sha`ban 1422 A.H.

 CONCIENCIA

Acerca de lo esencial: enfoque transpersonal

Por Omar Joray
omar7ar@yahoo.com.ar

 

Recomienda esta página 



La diferencia que existe entre lo global y lo parcial es como la diferencia que existe entre un médico de familia y un médico especialista. Ante un caso médico de mucha complejidad, el primero consulta al segundo y toma la decisión final. Cuando aparece lo global (real) desaparece lo parcial (falso).Significa que lo Sistémico(yo soy historia familiar)tiene elementos ocultos que yo no los veo (lo cual me genera la pequeña visión) y cuando aparecen estos elementos, la visión global quema a la visión parcial. Este reposicionamiento desde lo global es curativo, si hago un esfuerzo conciente. Ejemplo: yo creo ser alto (mi autoimagen) pero mido 1,40 ctms, cuando me doy cuenta de mi engaño, sufro.

Un Sistema es cerrado cuando hay elementos que pertenecen a ese sistema pero los excluyo (lo niego, no acepto. no quiero ver) y que en realidad pertenecen a ese sistema. Ejemplo: yo soy petiso y me enojo si alguien me dice que soy petiso, pues en mi opinión yo no soy petiso.

Cuando incorporo en un Sistema a lo excluido, (veo lo que no soporto ver) se produce crisis conciente, y esta genera darse cuenta súbito, que reposiciona y cura (Si trabajo sobre mi). Toda crisis produce depresión (es la victoria de la pequeña visión petrificada ) con todas sus consecuencias y todos sus dolores . Es la victoria del no, de la falta de fe, y del miedo. Hay que incluir todo aquello que  tengo la capacidad de soportar. (Sino reviento).

Trabajar con las esencias o lo fundamental porque ellas son el origen del problema. En cambio, los detalles y lo secundario, son derivaciones del problema.

Autoridad: si el otro no te cree de nada valen tus explicaciones mas brillantes. Es el sentir más profundo verdadero y no es la explicación lo que transforma tu vida. El sentir más profundo verdadero produce dolor y crisis porque no encaja lo que aparece con lo que yo espero. El sentir más profundo verdadero produce dolor y crisis porque no encajan lo que aparece en la realidad con el ideal de mi autoimágen.

Es el dolor el camino al darse cuenta súbito, y este última separa lo esencial de lo secundario. Es a través del descubrimiento de las esencias ( lo fundamental ) que nos vamos liberando de nuestras pequeñas visiones. El dolor limpia la suciedad de la sensibilidad profunda donde radica la inteligencia-intuición.

Nuestros enemigos son: las compulsiones (actos forzados) las proyecciones (mi pequeña realidad subjetiva es la gran realidad objetiva) y nuestra ceguera que tapa las esencias. Cuando se explica algo que no está basado en un sentir profundo real produce defensas o explicaciones superficiales, que no son otra cosa que justificaciones de que mi visión (pequeña) es la correcta. La vida consiste en explicar modos petrificados de ver la realidad, lo cual me da seguridad por conocerlo, lo conocido es mi máximo ídolo y me desactualiza del aquí-ahora. Lo más profundo que se da en el sentir interno es lo más evidente que se da a nivel conductual ( lo que registro más hondo coincide con lo que siento-pienso y hago a nivel superficial). La vivencia y no la explicación es la que fabrica al creador de lo subjetivo : el sentir profundo. Ser específico significa ir al tronco del árbol y no a las ramas del árbol. Transformarse significa transformar un rasgo específico de la personalidad.

Toda justificación de los actos que hacemos nacen de un modo de ver la realidad o plataforma de observación (P.O.) petrificada , la explicación de ella la justifica.

La P.O. es mi visión parcial, está basada en mis experiencias, en mis genes y en mis costumbres de familia. No percibe lo nuevo aquí-ahora, es desactualizada, está basada en interpretaciones y no en hechos del presente y siempre  me asegura que las cosas son como yo las veo. Así fabrico seguridad pasada de moda que me prohíbe ser viajado por lo real.

La P.O. es desde donde yo veo la realidad. La P.O. siempre antecede a toda intención. La intención genera hechos y esto genera consecuencias a nivel social.

Hay que actuar en lo posible desde el sentir profundo o corazón y desde allí explicar.

Cuando se quiere ayudar a alguien, hay que hacerlo desde el sentir profundo, luego soltarlo al otro para que el alma del otro pueda crecer a partir de EL (zona transcendente del otro ).

A la facilidad hay que buscarla dentro de la dificultad.

Todo el esfuerzo bebe dirigirse hacia la solución y no hacia el problema

El Gran Maestro y el Guardián se dividían la administración de un monasterio Zen. Cierto día, el Guardián murió y fue preciso substituirlo. El Gran Maestro reunió a todos los discípulos para escoger quién tendría  la honra de trabajar directamente a su lado.

Voy a presentarles un problema —dijo el Gran Maestro— y aquél que lo resuelva primero, será el nuevo guardián del Templo.

Terminado su corto discurso, colocó un banquito en el centro de la sala.

Encima estaba un florero de porcelana carísimo, con un dibujo de la luna que lo decoraba. Éste es el problema —dice el Gran Maestro— resuélvanlo.

Los discípulos contemplaron perplejos el "problema", por lo que veían los diseños sofisticados y raros de la porcelana, ¿Qué representaba aquello? ¿Qué hacer? ¿Cuál sería el enigma?

Pasó el tiempo sin que nadie atinase a hacer nada salvo contemplar el "problema", hasta que uno de los discípulos se levantó, agarro la luna y la partió, agarro el florero y lo tiró al suelo, partiéndolo.

Al fin alguien que rompió con su autobiografía !!! -exclamó el Gran Maestro- Empezaba a dudar de cómo interpretaban nuestras sagradas y antiguas enseñanzas. Usted es el nuevo guardián. Al volver a su lugar el alumno, el Gran Maestro explicó: Yo fui bien claro: dije que ustedes estaban delante de un "problema". No importa cuán bello y fascinante sea un problema, tiene que ser eliminado, aunque el precio sea la ruptura de nuestras certezas acerca de la realidad.

Un problema es un problema; puede ser un florero de porcelana muy caro o un camino de certezas subjetivas que precisa ser abandonado, por más que insistimos en recorrerlo porque nos trae seguridad existencial.

"Solo existe una manera de resolver un problema": atacándolo de frente. En  esas horas, no se puede tener piedad, ni ser tentado por el lado fascinante que cualquier conflicto acarrea consigo, al invitarnos a resolverlo a nuestro modo, para que nos aseguremos que la realidad es como yo la veo. Recuerda: un problema, es un problema. No tiene

caso tratar de "acomodarlo" y darle vueltas, si al fin y al cabo no es otra cosa más que un problema. No huyas de la dificultad, sumergirte dentro de ella, sopórtala con esfuerzo conciente y saldrás de allí cuando tu no lo sepas, (nadie sabe el tiempo que duran sus procesos de maduración). Ya no te ahogaras en un vaso de agua.

Todos mis esfuerzos los dirijo hacia lo esncial o fundamental y no hacia los detalles

El instructor saco de debajo de su escritorio un frasco de boca ancha, lo colocó sobre la  mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y pregunto ¿Cuántas piedras piensan que caben en el frasco? Después de que los alumnos hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó: ¿Está lleno? Todo el mundo lo miró y asintió. Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con piedrecitas.  Metió parte de ellas en el frasco y lo agitó. Las piedritas más pequeñas penetraron por los espacios que dejaban las piedras más grandes. Entonces el instructor  repitió. ¿Está lleno? Tal vez no - dijeron. Luego puso en la mesa un cubo de arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba por los pequeños recovecos que dejaban las piedras y las piedrecillas.¿Está lleno? -Preguntó de nuevo.¡No! -Exclamaron los alumnos.

Bien.-Dijo  Entonces sacó una jarra con agua que comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no se llenaba. Bueno. -¿Qué hemos demostrado? - Preguntó. Uno de lo alumnos respondió “Que no importa lo llena que esté tu programa del día, si lo intentas siempre puedes hacer que quepan más cosas. ¡No! Concluyó el experto. -Lo que esta lección nos enseña es que, si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después. ¿Cuáles son las grandes piedras de este día? (divide tus obras en esenciales o fundamentales y hacerlas, y si puedes hace tus obras menos importantes en relación a tu capacidad).

Estas piedras, ponlas primero, el resto encontrará su lugar.

 

 Artículo Anterior

 Artículo Siguiente  


El sufísmo del siglo VII
y la escuela de Ibn ‘Arabî


Máslama, de Madrid

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad