Número 131  //  13 de julio de 2001  //  21 Raby` al-Thaany 1422 A.H.

 QUINTO SOL

Ocho poemas mayas *
Por Jose Emilio Pacheco **



Recomienda esta página   



1. Himno solar

 
I

Vengo ante tu tablado a merecer de ti, Señor, tu alegría.
Porque no es malo lo que das.
Lo bueno esta bajo tu mano.
Es buena y redentora tu palabra.
 
Veo lo malo y lo bueno aquí en la tierra.
Dame tu luz, mi verdadero padre.
Pon en mi pensar y en mi inteligencia mucho entendimiento
a fin de que pueda reverenciarte cada día.


II
 
Si no es verdad lo que declaro,
lance su flecha contra mi la amante
del Gran Señor del Inframundo.
 
Que se muera mi madre,
que se muera mi padre,
que se mueran mis animales
si es falsedad lo que relato.
 
Padre mío,
de verdad te imploro,
hermoso Padre de los cielos.
Grande eres en tu trono en las alturas.
Por eso te reverencio,
Dios único y hermoso.
Tu repartes el bien y el mal sobre la tierra.
Te llamo...

2. La ponzoña del año: los días negros

Los días del llanto y de las cosas malas.
Abierto se halla el inframundo,
libre su dueño.
 
Bondad no hay:
Solo maldad, lamento y llanto.
 
Ha pasado un año completo.
Han venido también los veinte días
sin nombre, los dolorosos,
los días de la maldad, los negros días.
 
Ya no existe la hermosa luz de los ojos
de Hubnaku para sus hijos terrestres.
A todos, hombres y mujeres,
niños y adultos, pobres y ricos,
ignorantes y sabios,
se les miden sus pecados terrestres
en el transcurso de estos días.
Ahaucanes, Ah Kuleles,
Batabes, Nacomes, Chaques,
Chuntanes, Tupiles:
a todos se les miden sus pecados
en estos días.
 
Porque ha de llegar el tiempo
en que serán el fin del mundo estos días.
Por eso se lleva la cuenta
de todos los pecados humanos,
aquí en la tierra.
 
Hubnaku los pone en un vaso grande
con el barro de las termitas y las lagrimas
de quienes lloran las maldades
padecidas aquí en la tierra.
Cuando se colme el gran vaso...
 

3. Recibimiento de la flor

Alegría, cantemos de alegría porque vamos al recibimiento
de la flor. Ríen las muchachas, ríen sus caras, saltan los
corazones en su pecho, entre los senos. ¿Por que ríen?
Porque saben que darán su virginidad a quienes aman.
 
Canten a la flor. Las acompañarán el Nacom y el gran
Señor Ah Kulel, presentes en el tablado. Canta Ah Kulel:
"Vayamos, vayamos a poner nuestras voluntades ante la
hermosa Virgen y Señora, Suhuy Kaañ, la Flor de las
Muchachas que esta en su alto tablado. También ante la
bella X' Kanleox, la bella X'Zoot y la bella Señora
Virgen X' Toot'Much.

Ellas son las que dan el bien a la vida, aquí en la
región, aquí en la sabana, y aquí en toda la tierra a la
redonda. Vayamos pues, muchachas, a dar perfecto goce
aquí en Pitil Piich, Dzilbache.
 

5. Las antiguas ciudades

Se ha vuelto necesario medir la cuenta de los años y los
katunes transcurridos desde que los hombres grandes
y poderosos habitaron estas ciudades. Ellos alzaron
los muros de las antiguas ciudades que ahora miramos
aquí en la provincia de la Sabana.
 
Diremos que significan todas esas ciudades esparcidas
sobre la tierra, todos los edificios que hoy
vemos dondequiera posados sobre los cerros. Porque
todos los días miramos en medio de los cielos la
señal de lo que nos fue dicho por los antiguos de
aquí de nuestros pueblos, de aquí de nuestra tierra.
 
Nuestra intención es verdadera. Queremos leer lo que
hay en la faz del cielo, al entrar la noche desde el
horizonte hasta el meridiano. Asi pues, se
inclina...
 

6. Nicte: el canto de la flor

Sobre el bosque se ha alzado la bellísima luna. Se
enciende en medio de los cielos y queda suspendida
para alumbrar sobre la tierra el bosque entero.
Dulcemente el aire trae el perfume.
 
La luna ha llegado a mitad del cielo. Su luz resplandece
sobre todas las cosas. En toda persona buena hay
alegría. Alcanzamos el interior del bosque. Nadie
vera lo que hemos venido a hacer.
 
Trajimos la flor de la plumería, la flor del chuchum, la
flor del jazmín canino. Trajimos el copal, la caña
rastrera ziit, la concha de la tortuga terrestre,
el nuevo polvo de calcita dura, el nuevo hilo de
algodón, la nueva jícara y el pedernal grande y
fino: la nueva pesa, la nueva tarea de
hilado, el pavo de regalo, las sandalias nuevas:
todo es nuevo.
 
También son nuevas las bandas que atan nuestras
cabelleras para adornarnos con el nenúfar.
Nuevos el caracol sonoro y la maestra que nos
adiestrara en la ceremonia.
 
Ya estamos en el corazón del bosque, a orillas de la poza
en la roca. Vinimos a esperar que surja sobre
los árboles la hermosa estrella humeante.
 
Muchachas, vírgenes: desnúdense, desaten sus cabellos.
Queden como llegaron a este mundo.
 

7. Canto doliente del huérfano de madre 
(baile de golpe en la madera) 
 
Yo era muy pequeño
cuando murió mi madre
y después mi padre.
Ay, Señor.

Solo quedaron mis amigos.
No tengo a nadie
aquí sobre la tierra.
Ay, Señor.
A los dos días
murieron mis amigos.
Ay, me he quedado solo y sin apoyo.
Al día siguiente de quedarme solo
un extraño
me tomo de la mano
para llevarme.
Ay, Señor: cuanto mal,
muchísimo mal,
paso aquí en la tierra.
Tal vez ya nunca cesara mi llanto.
No existen mis parientes.
Estoy solo y errante aquí en la tierra.
Día y noche mis ojos consumen solo lagrimas.
La dureza del mal me desalienta.
Ten compasión, Señor. Acaba
con mi dolor y sufrimiento.
Dame, Señor, la muerte o bien la fuerza
de resistir el mal que me atormenta.
Pobre y solo en la tierra,
tengo que mendigar
de puerta en puerta.
¿Me dará amor el que me vea?
Desnudo y solo, sin hogar ni hoguera,
ten compasión, Señor.
Dame la fuerza
de resistir el mal que me atormenta.
 

8. Alabanza

Ponte tu mejor ropa.
El día de la dicha ha llegado.
Peina tu larga cabellera.
Ponte tu mas bello vestido.
Calza tus mejores sandalias.
Cuélgate grandes arracadas.
Cubre tu cabeza con la tela mejor.
Que el collar adorne tu hermoso cuello.
Y se llenen de ajorcas tus brazos.
Es necesario que te vean como eres:
la mas bella de todas,
aquí en el pueblo de Zibalche.
 
Te amo.
Quiero que luzcas de verdad muy hermosa,
parecida a la estrella humeante,
deseada hasta por la luna y las flores del campo.
 
Blancos y puros son tus vestidos, doncella.
Ven a dar la alegría de tu risa.
Llena tu corazón de bondad.
Alegra a todos los hombres que te aman.
* De El libro de las danzas de los antiguos
** Sobre la traducción de Alfredo Barrera Vázquez

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad