RAMADAN

 

Nociones sobre el mes de Ramadán
Por Pedro José (Bilal) Ruiz
 

Recomienda esta página 



El Ramadán es el Noveno Mes del calendario lunar islámico y puede durar entre 29 y 30 días. Un mes islámico lunar empieza cuando se ve el nuevo cuarto creciente en el horizonte occidental, justo después de la puesta del sol. Los musulmanes miramos al oeste buscando la luna nueva el 29º día del Octavo Mes. Si se avista la luna nueva es que ha empezado el Ramadán con la puesta, pero se empieza a ayunar al amanecer siguiente. Si no se ve la luna nueva en este vigésimo noveno día, los musulmanes terminamos los 30 días del Octavo Mes, y el Ramadán empieza entonces al día siguiente.

Se espera que este año caiga entre el 27 y el 28 de este mes de noviembre, o sea, el último lunes o martes del mes.

Significado del Ramadán y del Ayuno

Dios dice en el Corán:
“¡Creyentes!. Se os ha prescrito el ayuno, al igual que se prescribió a los que os precedieron. Quizás, así temáis a Dios”.
2:183


“Es el mes de Ramadán, en que fue revelado el Corán como dirección para los hombres y como pruebas claras de la Dirección y del Criterio (distinción entre el bien y el mal). Y quien de vosotros esté presente ese mes, que ayune en él. Y quien esté enfermo o de viaje, un número igual de días. Dios quiere haceroslo fácil y no difícil. ¡Completad el número señalado de días y ensalzad a Dios por haberos dirigido!. Quizás, así, seáis agradecidos”.
2:185

Por consiguiente al mes del Ramadán se le llama el mes del Corán y, por tanto, los musulmanes tenemos la tradición de recitar el Corán a menudo durante este mes.

Ayuno

Se empieza a ayunar desde el alba hasta la puesta. Los musulmanes nos levantamos de madrugada, tomamos el almuerzo previo a la aurora y bebemos algo para preparar el ayuno. Dejamos de comer y de beber al amanecer. Durante el día no se permite comer, ni  beber, ni actividad sexual alguna. Por ende, el musulmán debe seguir estrictamente el código moral islámico. De lo contrario, se violarían los requisitos del ayuno.

El ayuno en el mes del Ramadán es uno de los credos que se exige a todos los musulmanes que hayamos alcanzado la pubertad. Las mujeres que estén en su período menstrual o que no se hayan recuperado aún del parto retrasan el ayuno hasta que hubieran remitido tales circunstancias especiales. Además, quienes estén enfermos o de viaje pueden optar por retrasar su ayuno.

Los musulmanes ayunamos porque Dios lo ha ordenado. No obstante, también hay que tener en cuanta los beneficios del ayuno, como el desarrollo del control sobre el hambre, la sed y las necesidades sexuales, tratando de ser una persona de buena moral y demostrando sinceridad ante el Creador. Durante el ayuno, los musulmanes podemos llevar a cabo nuestros asuntos cotidianos como de costumbre. No obstante, en los países islámicos se recortan dos horas diarias de la jornada laboral y se altera la jornada para hacer el trabajo más cómodo.

El ayuno se rompe justo tras la puesta del sol tomando generalmente dátiles y agua o zumos, cuando llama el almuédano. No obstante, cualquier comida o bebida legal se puede emplear para romper el ayuno, y el desayuno empieza después de la Oración de la Puesta con una comida completa. Tras un breve descanso, los musulmanes vamos a la mezquita para la Oración de la Noche, y después a una Oración Nocturna Especial.

Oración Nocturna Especial

Es una oración nocturna en congregación y se practica después de la Oración de la Noche habitual. Tradicionalmente dirige la oración un Recitador del Corán, alguien que haya memorizado el Corán entero, que está en árabe. Se recita el Corán por partes y en orden correcto cada noche y se termina de recitar todo el Corán antes del final del Ramadán.

Los musulmanes que asistamos con regularidad a tales oraciones tenemos la ocasión de escuchar el Corán entero en todo un mes. Si no está disponible el Recitador del Corán, el musulmán que más se lo sepa de memoria entonces dirige la oración y lo recita. Si no hay Recitador del Corán, cualquier musulmán coge el Corán y lo lee en mano durante la oración.

Muchos estudiosos islámicos citan la tradición del Profeta (paz para él) de que rezaba él siempre de noche, a solas y en casa, tanto si era Ramadán como si no, y esa era también la costumbre de muchos de sus grandes compañeros.

Ramadán Generoso

El Mes del Ramadán ofrece muchas bendiciones para quienes se porten bien. Durante este mes la gente es mas generosa, mas cordial, mas amistosa y mas servicial que en otros momentos del año y hay que hacer las cosas bien. El pobre y el necesitado reciben comida, ropa y dinero gracias a la comunidad. Mucha gente va a la mezquita del barrio para desayunar, y la gente del barrio da a la mezquita fruta, comida y bebida; se crea un ambiente amistoso ofreciéndose unos a otros los aperitivos todas las noches durante el mes.

Los habituales filántropos que suele haber en la Comunidad Islámica se rodean ellos mismos de gente necesitada y de voluntarios musulmanes para los donativos. La Limosna Legal, un impuesto purificador y saludable, y los donativos se dan en estas fechas del año ya que muchos musulmanes quieren aprovechar la ocasión para multiplicar las recompensas de Dios.

Noche del Destino

Es la noche del poder, del valor o del decreto porque Dios dice que el valor de esta noche es mejor que mil meses, toda una vida que durase ochenta y tres años. Dios envía Sus decretos durante esa noche. Es la noche en que Se reveló el Corán. Dios dice en el Corán:

“Lo hemos revelado en la Noche del Destino. Y ¿cómo sabrás qué es la noche del Destino?. La noche del Destino vale más de mil meses. Los ángeles y el Espíritu descienden en ella, con permiso de su Señor, para fijarlo todo. ¡Es una noche de paz, hasta el rayar del alba!”.
97:1-5


La Noche del Destino es un regalo que Dios ha dado a la humanidad. No obstante, no está del todo claro cuando es la Noche del Destino. Se informa que algunos compañeros del Profeta(P) aludieron a la 27ª noche del mes del Ramadán (o sea, alrededor del sábado 23 de diciembre de este año, según el calendario gregoriano), pero hay diversos dichos que señalan las últimas noches del último tercio del mes del Ramadán. Según las auténticas enseñanzas del Profeta Mahoma(P) se aconseja a los musulmanes que aprovechemos para rezar las noches 21ª (17/dic/2000), 23ª (19/dic/2000), 25ª (21/dic/2000), 27ª (23/dic/2000) y 29ª del Ramadán (25/dic/2000) y también que hagamos buenas obras, y así estaríamos seguros de haber encontrado la Noche del Destino. Algunos musulmanes se quedan levantados toda la noche rezando y haciendo buenas obras, pero, no obstante, el Profeta(P) y sus compañeros solían irse a dormir al menos al final de la tercera parte de la madrugada.

En los países islamistas, el 27 del Ramadán es un día de fiesta para que la gente descanse de día tras la noche de devoción. Se cierran los colegios desde el 27 del Ramadán hasta el 2 del Décimo Mes (5 ó 6 días) para poder observar la Noche del Destino en combinación con el Final del Ayuno.


Retiro

Era costumbre del Profeta Mahoma(P) pasar los últimos diez días y noches del Ramadán recogido en la mezquita. Siguiendo su costumbre, se considera como obligación de la comunidad que algunas personas se retiren a una mezquita del barrio.

Quienes están de retiro invierten su tiempo en diversas formas de Recordar a Dios, ofreciendo oraciones extraordinarias, recitando y estudiando el Corán, estudiando las Tradiciones del Profeta(P), repitiendo frases de alabanzas y gloria a Dios, invitandose los unos a los otros a ser bondadosos obedeciendo a Dios y a Su Mensajero(P). Como no se permite salir de la mezquita a la gente recogida en el Retiro, salvo en caso de fuerza mayor, se duerme en la mezquita y se utilizan las instalaciones disponibles de la mezquita.

La comida para la gente que está recogida en la mezquita se la llevan sus familiares o el resto de la gente de la comunidad. El recogimiento del Retiro se termina con la declaración del avistamiento de la luna o del final del mes del Ramadán. Para la gente muy ocupada se permite una versión abreviada del Retiro para una noche, un día o unos cuantos días.

Limosna Legal

En general se llama Limosna Legal a cualquier clase de ayuda material que se de al pobre, al necesitado y a quien lo pida y se lo merezca. Es la ayuda material obligatoria que la sociedad brinda al pobre antes de las oraciones del Final del Ayuno, y es preferible que se les de a los pobres con la suficiente antelación para que preparen las fiestas. En España, se estima que la cantidad estaría entre las 1000 y las 2000 pesetas para los donativos en nombre de cada miembro de la familia del donante, con los niños también.


Final del Ayuno

Se celebra el final del mes del ayuno el primer día del Décimo Mes, posterior al del Ramadán. Tradicionalmente, el 29 del Ramadán después de la puesta del sol la gente sale fuera para ver el nuevo cuarto creciente lunar en el horizonte occidental donde se pone el sol. Si se avista el cuarto creciente, se declaran el final del Ramadán y el Final del Ayuno. Si no se avista el cuarto creciente, se amplía el Ramadán en un día.

El día del Final del Ayuno, la gente se baña o se ducha por la mañana temprano, desayuna, se pone su mejor ropa, se echa perfume y se dirige al lugar de la congregación del Final del Ayuno y diciendo “Dios es Grande, no hay mas dios que Dios, y solo Dios merece toda alabanza”. Los musulmanes pronunciamos estas frases en nuestras casas, en la calle y en el sitio de congregación mientras se espera al imán. Era costumbre del Profeta Mahoma(P) reunir a la congregación para la oración del Final del Ayuno a cielo descubierto.

Siguiendo la costumbre del Profeta Mahoma(P) se aconseja que los musulmanes hagamos las oraciones del Final del Ayuno al aire libre. En los países islamistas con clima cálido hay explanadas especiales para las oraciones del Final del Ayuno. No obstante, en Europa, Norteamérica, y Australia los musulmanes alquilan salones en centros de convenciones o en grandes hoteles.

El imán llega a la hora prevista, dirige las oraciones y pronuncia un sermón. Al final del sermón la gente suplica, se saluda, se abraza y se felicitan los unos a los otros por haber hecho felizmente el Ramadán, y se pide a Dios que acepte los esfuerzos realizados en obediencia a Él.

Durante el día, la gente se visita y los niños hasta reciben regalos. En algunos países se va de campo. Además se pueden organizar festividades del Final del Ayuno en el trabajo o en los clubes sociales. Esencialmente, el Final del Ayuno es un día para dar gracias a Dios y también para reunirse los familiares y los amigos.

Peregrinación Menor en Ramadán

Se informa que el Profeta Mahoma(P) decía que hacer la Peregrinación Menor en el mes del Ramadán es igual que realizar una Peregrinación Mayor completa.

La Peregrinación Mayor es una peregrinación a La Meca para conmemorar algunas de las aflicciones y adversidades del Profeta Abraham, su esposa Agar y su primogénito Ismael. En la Peregrinación Mayor se incluye el sacrificio de Ismael, representado por el sacrificio de un animal, como un carnero, una cabra, una oveja, una vaca o un camello. La Peregrinación Mayor completa dura cinco días, pero la Peregrinación Menor se hace en un par de horas. La Menor es solo parte de la Peregrinación Mayor. Se puede ofrecer un animal en sacrificio al final de la Menor. La Menor se puede hacer en cualquier momento del año, pero tiene un significado especial en Ramadán. La Mayor se hace solamente durante el 8 y el 13 del Decimosegundo Mes del calendario lunar islámico.

Paz y bien para todos.

 

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad