Conversión de los moriscos valencianos


En las luchas que enfrentaron en Valencia a señores y agerma­nados, los moriscos, vasallos de aquéllos, fueron considerados como uno de los soportes del enemigo y perseguidos encarnizadamente por los rebelados. Una de las medidas que los agermanados impusieron fue el bautizo de los moros para impedir con ello que tuvieran que seguir pagando el diezmo que en calidad de tales debían a sus se­ñores. Escolano, en sus Décadas de la historia de la ciudad y reino de Valencia1, relata así los acontecimientos:


Recomienda esta página


[Los agermanados]... «se derramaron por aquellos lugares buscando a los moros y a sus señores para acabar con todos: y solo perdonaron a los moros que se dejaban bautizar por escapar de morir. Los primeros que bautizaron por fuerza fueron todos los de Gandia grandes y pequeños: bautizabanlos con escobas y ramos mojados en una acequia.

Lo mismo continuaron por todas las aldeas de Gandia, Oliva y marquesado de Denia y todos los demas lugares que se siguen hasta Polop.

Los moros deste lugar, por el miedo del saco y del bau­tismo se habían subido al castillo que es fuerte, y al cabo de algunos dias que se defendieron se dieron a partido ase­gurados de los comuneros que no los enojarian como recibie­sen el bautismo.

Con su palabra abrieron las puertas y se bautizaron; y acabandolos de bautizar degollaron a seiscientos dellos sin resguardo de la promesa diciendo que aquello era echar almas al cielo y dineros a la bolsa».

Acabada la Germanía, los moros volvieron a su fe.

Se planteaba entonces el problema de si el bautizo ha sido válido o no, y si debe permitirse esta vuelta a la fe de los moros.

En 1525 Carlos V  zanja la cuestión decretando la conversión de los moriscos valencianos, lo cual provocará las rebeliones de Benaguacil y la Sierra del Espadán.

A partir de esta fecha será un problema ampliamente debatido el de la instrucción de los moriscos en su nueva fe, de la cual desconocen todo.

 [1]T. II, libro X, p. 690. Sobre este tema véase también García Carcel y Ciscar Pallares, Moriscos y agermanats; Piles, Aspectos sociales de las Germanías de Valencia, y Danvila y Collado, Las Germanías de Valencia.