Libro de las profecias
Version de Antonio Mediz Bolio (1930)

Edición y notas de Mª Mercedes de la Garza (1985)


Recomienda esta página

Códice Dresde
pág. 52, detalle


 

 

Chilam Balam de Chumayel

Fragmento del libro de las profecias1

Estas palabras compuestas aquí son para ser dichas al oído de los que no tienen padre y de los que no tienen casa.2 Estas palabras deben ser escondidas, como se esconde la Joya de la Piedra Preciosa.

Son las que dicen que vendrán a entrar el cristianismo, a Tancáh de Mayapán y a Chichén Itzá, y será arrollado Suhuyuá, y será arrollado el Itzá. Despertará la tierra por el oriente, por el norte, por el poniente y por el sur.

Venido de la boca de Dios es, y lo manifiestan cinco sacerdotes. Sacerdotes Adoradores, llegados a la presencia de Dios. Ellos profetizaron la carga de la amargura para cuando venga a entrar el cristianismo.

He aquí sus nombres escritos:

Chilam-Balam, Gran Sacerdote. 
Napuc-tun, Gran Sacerdote. 
Nahau-Pech, Gran Sacerdote. 
Ah Kuil-Chel, Gran Sacerdote. 
Natzin-yabun-chan, Gran Sacerdote.

Estos Hombres de Dios, doblando su espalda sobre la tierra virgen,3 manifestaron la carga de las penas, en presencia de Dios Nuestro Padre, para cuando venga a entrar el cristianismo. Vómitos de sangre, pestes, sequías, años de langosta, viruelas, la carga de la miseria, el pleito del diablo. En el cielo habrá círculos blancos y arderá la tierra, dentro del Tres Ahau Katún y el Uno Ahau Katún y los tres katunes malos.

Así fue escrito por el Profeta y Evangelista Balam, lo que vino de la boca del Señor del cielo y de la tierra.

Y lo pusieron los sacerdotes en escritura sagrada, en el tiempo de los Grandes Soles, en Lahun Chablé.

Dentro del cristianismo llegarán Saúl y don Antonio Martínez, para que los hijos de sus hijos reciban justicia. Y entonces despertará la tierra.

Así está escrito, por mandato del Gran Sacerdote y Profeta Chilam Balam, por el que habla. -Amén. -Jesús.
 

La interpretación histórica de Yucatán 

Profecía del Sacerdote Napuc Tun

Arderá la tierra y habrá círculos blancos en el cielo. Chorreará la amargura, mientras la abundancia se sume. Arderá la tierra y arderá la guerra de opresión. La época se hundirá entre graves trabajos. Cómo será, ya será visto. Será el tiempo del dolor, del llanto y la miseria. Es lo que está por Venir.4

Profecía de Ah Kuil Chel, Sacerdote

Lo que se desentraña de este Katún, Padre, entendedlo así, ya está viniendo. No será arrollada otra vez la estera del Katún, Padre, cuando ya vendrá en gran demasía el peso del dolor. Vendrá del norte, vendrá del poniente. En los días que vamos a tener, ¿qué Sacerdote, qué Profeta dirá rectamente la voz de las Escrituras?

Padre, dentro del Noveno Ahau –entendedlo así todos los que pobláis esta tierra– todas las almas selladas de grandes y feos pecados.

"¡Ay, dulce era el poderoso tiempo que pasó!" dirán llorando los Señores de esta tierra. ¡Entristeced vuestros espíritus, Itzaes!5
 

Profecía de Nahau Pech, Gran Sacerdote

En los días que vienen, cuando se detenga el tiempo, Padre; cuando haya entrado en su señorío el Cuarto Katún, se acercará el verdadero conductor del día de Dios. Por esto se amarga lo que os digo, Padre, hermanos del mismo vientre; porque el que os visitará, Itzaes, viene para ser el Señor de esta tierra cuando llegue.6

Esto viene de la boca de Nahau Pech, Sacerdote. En tiempo del Cuatro Ahau Katún, Padre, como hormigas irán los hombres detrás de su sustento; porque como fieras del monte estarán hambrientos, y como gavilanes estarán hambrientos, y comerán hormigas y tordos, y grajos, y cuervos, y ratas.7
 

Profecía de Natzin Yabun Chan  

            Quien desde antiguamente dijo:

El verdadero Dios [Hahai Ku, "Verdadera-Deidad"] de esta tierra, el que esperáis que aparezca, Padre, vendrá traído en hombros de dolorosos días. Dad meditación en vuestro entendimiento a su palabra, y la debida cordura. Vuestras almas la recibirán verdaderamente.

¡Hastiados de lo que adoráis, Itzaes! ¡Olvidad vuestros caducos dioses, todos vuestros dioses perecederos! Existe el Poderoso Señor, creador del cielo y de la tierra.

Duele a vuestro espíritu que os lo diga, Itzaes de los mayas. No queréis oír que existe Dios. Creéis que lo que adoráis es verdadero. Creed ya en estas palabras que os predico.8
 

Profecía de Chilam Balam 

Que era Cantor, en la antigua Maní.9

1. En el Trece Ahau, en las postrimerías del Katún, será arrollado, el Itzá y rodará Tancáh, Padre.

2. En señal del único Dios [Hunab Ku, "Unica-deidad"]10 de lo alto, llegará el Árbol sagrado [Uaom Ché, madero-enhiesto], manifestándose a todos para que sea iluminado el mundo, Padre.

3. Tiempo hará de que la Conjuramentación esté sumida, tiempo hará de que esté sumido lo Oculto, cuando vengan trayendo la señal futura los hombres del Sol [Ah Kines, "Sacerdotes-del culto-solar"], Padre.

4. A un grito de distancia, a una medida de distancia, vendrán y ya veréis el faisán que sobresale por encima del Árbol de Vida [Uaom Ché, madero-enhiesto].11

5. Despertará la tierra por el norte y por el poniente. Itzam despertará.

6. Muy cerca viene vuestro Padre, Itzaes; viene vuestro hermano, Ah tan-tunes.

7. Recibid a vuestros huéspedes que tienen barba y son de las tierras del oriente, conductores de la señal de Dios, Padre.

8. Buena y sabia es la palabra de Dios que viene a vosotros. Viene el día de vuestra vida. No lo perdáis aquí en el mundo, Padre.

9. "Tú eres el único Dios que nos creaste": así será la bondadosa palabra de Dios, Padre, del Maestro de nuestras almas. El que la recibiere con toda su fe, al cielo tras él irá.

10. Pero es el principio de los hombres del Segundo Tiempo.

11. Cuando levanten su señal en alto, cuando la levanten con el Árbol de Vida, todo cambiará de un golpe. Y aparecerá el sucesor del primer árbol de la tierra, y será manifiesto el cambio para todos.

12. El Signo del único Dios de arriba [Hunab Ku], ése habréis de adorar, Itzaes. Adorad el nuevo signo de los cielos, adoradlo con voluntad entera, adorad al verdadero Dios que es éste, Padre.

13. Meted en vosotros la palabra de Dios Único, Padre.

14. Del cielo viene el que derrama la palabra para vosotros, para vivificar vuestro espíritu, Itzaes.

15. Amanecerá para aquellos que crean, dentro del Katún que sigue, Padre.

16. Y ya entra en la noche mi palabra. Yo, que soy Chilam Balam, he explicado la palabra de Dios sobre el mundo, para que la oiga toda la gran comarca de esta tierra, Padre. Es la palabra de Dios, Señor del cielo y de la tierra.

 

Buena es la palabra de arriba, Padre. Entra su reino, entra en nuestras almas el verdadero Dios; pero abren allí sus lazos, Padre, los grandes cachorros que se beben a los hermanos esclavos de la tierra. Marchita está la vida y muerto el corazón de sus flores, y los que meten su jícara hasta el fondo, los que lo estiran todo hasta romperlo, dañan y chupan las flores de los otros. Falsos son sus Reyes, tiranos en sus tronos, avarientos de sus flores. De gente nueva es su lengua, nuevas sus sillas, sus jícaras, sus sombreros; ¡golpeadores de día, afrentadores de noche, magulladores del mundo! Torcida es su garganta, entrecerrados sus ojos; floja es la boca del Rey de su tierra, Padre, el que ahora ya se hace sentir.

No hay verdad en las palabras de los extranjeros. Los hijos de las grandes casas desiertas, los hijos de los grandes hombres de las casas despobladas, dirán que es cierto que vinieron ellos aquí, Padre.

¿Qué Profeta, qué Sacerdote, será el que rectamente interprete las palabras de estas Escrituras?12
 

 

 


Quetzalcóatl-Kukulcán con lengua bífida
en el simbolismo arquitectónico

 

NOTAS

1

Son fundamentalmente profecías sobre el retorno de Kukulcán, (Quetzalcóatl), pero después de la Conquista española se adaptaron, para interpretarse como predicciones de la llegada de los españoles (Roys, p. 164). Se encuentran también en los Libros de Chilam Balam de Maní, Tizimín, Oxkutzcab e Ixil.

2

Términos que se refieren a los Itzaes en el Chilam Balam de Tizimín. Pueden hacer referencia a la costumbre itzá de matar a los viejos sospechosos de haberse convertido en brujos (Roys, p. 181). Esto se conserva hasta hoy en algunas comunidades mayas de Chiapas.

3

Alude al hecho de profetizar acostados de espaldas sobre la tierra.

4

En el Chilam Balam de Oxkutzcab, el texto maya se acompaña de la traducción al español: "Habrá final culto de los Dioses vanos y el mundo será purificado con fuego. El que esto viere será llamado dichoso si con dolor llorare sus pecados" (Códice Pérez, en Roys, p. 165).

5

Traducción al español en el Chilam Balam de Oxkutzcab: "La interpretación. En el fin de la edad presente los que ignoráis futuras que (e)dad pensáis que sucederá: sabed pues que vendrán de todas partes tales cosas por nuestros malos. Historia. Que los podréis, tener por presentes y os digo que en la edad novena ningún sacerdote ni profeta os declarará las escrituras que generalmente ignoráis" (Roys, p. 166).

6

En la versión de Barrera y Rendón se dice: "Mirad ya en el camino a vuestros huéspedes, los Itzaes, Brujos-del-agua; ellos serán los amos y señores de la tierra cuando lleguen" (p. 126).

7

Traducción al español contenida en el Chilam Balam de 0xkutzcab: "En el día que más alumbrare el Sol por la misericordia del omnipotente, vendrá de aquí a cuatro edades los que han de traer la nueva de ese Dios con grande afecto, os encomiendo, esperáis oh itzalanos nuestros huéspedes, que son los padres de la tierra cuando vengan. Profetizó Nahau Pech sacerdote en los días de la cuarta edad acerca de su principio" (Roys, p. 166).

8

Traducción al español en el Chilam Balam de 0xkutzcab: "Hecha fue la palabra de Dios sobre la tierra, la cual esperad que ella vendrá que sus sacerdotes os la traerán; aprended sus palabras y predicación. Bienaventurados los que aprendieron; o Ytzalanos, aborreced ya vuestros dioses, olvidad los que ya son fundibles; adorad todos el Dios de la verdad que está poderoso en todas partes y que es criador de todas las cosas" (Roys, p. 167).

9

"En Cabal-chen, Maní". Se refiere al cenote de Maní (Roys, p. 167).

10

Deidad suprema del panteón maya yucateco prehispánico.

11

Nos recuerda a las aves posadas sobre los árboles cósmicos mencionadas en el capítulo V de este libro. 

12

En la versión de Barrera y Rendón dice: "... las palabras de estos signos jeroglíficos" (p. 130).