RAMADÁN

 

El espíritu de Ramadán  

Por Sabora Uribe



Recomienda esta página 


 SELECCIÓN DE ARTÍCULOS SOBRE EL RAMADÁN


No me mueve mi Dios para quererte
 

el cielo que me tienes prometido 

ni me mueve el infierno tan temido  

para dejar por eso de ofenderte

Con estos versos, con los que comienza uno de los más hermosos sonetos de la lírica española, conectamos también con el espíritu que preside el Ramadán, mes sagrado musulmán que se caracteriza por ser un prolongado gesto de amor de las criaturas hacia su Señor. 

Cinco son las esencias del Islam, cinco los pilares sobre los que se apoya la creencia, la fe, para rescatar al hombre y ponerle en situación de dar lo mejor de sí mismo: el tercero de ellos es el Ramadán. Técnicamente podemos decir que es un mes de tregua, de dejar la vida en suspenso. Durante 28, 29  o 30 días, nunca más de esta cifra , el musulmán se abstiene de comer, beber y tener relaciones sexuales desde el alba hasta la puesta de sol, sumiéndose en un ánimo de confiado abandono ante el acontecer diario. No hablamos de pasividad o inactividad. Todos los trabajos que se precisa hacer se llevan a cabo con toda normalidad, quien ha de cumplir sus obligaciones fuera lo hace, quien dentro lo hace también, los niños van a la escuela y la vida social continúa, si bien se desplaza la hora habitual de visitas. Y no podemos considerar pasividad a una contención que exige un esfuerzo continuo y considerablemente largo; desde luego es un esfuerzo ‘lúdico’, por decirlo así, exigente y satisfactorio, lleno de esa energía que se aplica en las cosas que consideramos serias y de verdad nos importan.  

No conozco a musulmanes que no reciban con alborozo y cierto temor la llegada de un nuevo Ramadán. Es una prueba de autodominio, paciencia y compasión con los demás y, como tal, inquieta e infunde respeto; por otro lado, el ayunante sabe que ha de romper esquemas, salirse de la rutina establecida, bucear en las profundidades de su alma para encontrar la perla escondida (no hay otra) y nutrirla con los nuevos elementos que le proporciona el acercarse a la realidad desde otro ángulo. Es una eficacísima técnica de contrastes. 

Musulmanes de nuevo cuño suelen alegar una razón fundamental por la que han adoptado el Islam como forma de vida: la relación Dios-criatura no está mediatizada por ninguna instancia, es directa, diáfana y todo penetrante, lo cual puede apreciarse en la dinámica del Ramadán, que es un ayuno gratuito, del que no se ha de dar cuentas a nadie y que se hace con la intención de complacer a Dios sin más. La enfermedad, los viajes, distintas incapacidades liberan  de esta obligación que los más asumen como una dulce carga de la que no desean prescindir. 

Sin duda alguna, este mes de ayuno y la costumbre de juntarse para comer después, al anochecer, cumple una importante función de cohesión social: une en el empeño común, iguala en el desvalimiento y en la percepción de que nuestras verdaderas necesidades son pocas y similares. La diferencia está en el equipaje que cada cual lleve en este viaje y en su mirada, una capacidad que la desintoxicación producida por el ayuno pone en la mejor de las disponibilidades para desentrañar los secretos que la realidad contiene. 

Una mirada limpia en un cuerpo renovado. 

No puede haber en estas cuestiones de fe, obligación o presión justificada. Nuestro soneto, anónimo, escrito probablemente por un converso del s XVI,  que vertió en términos cristianos su caudal místico, termina haciendo una declaración de amor sublime, cuyo único objeto es el reconocimiento del Amado: la última afirmación de la libertad del hombre; así es el Ramadán. 

 

Portada  Búsqueda  Hemeroteca  Biblioteca Virtual  |  Cartas de  lectores  

  Noticias  Pensamiento  Mujer  Al Ándalus  Geo-política  Sociedad y Economía 
Ciencia y Salud  Arte y Literatura  Qur'an y Hadiz  Jutbas  Iniciación al Islam
Religiones Comparadas 
Entrevistas y Conferencias  Educación y Normativas 
Derecho islámico 
Vida de Muhammad