Los Maestros desconcertantes (6)

En ámbito tradicional siempre ha existido una peculiar relación entre maestro y discípulo. Son bien conocidas las anécdotas del Budismo Zen del tipo mondô o koan que conocieron célebres compilaciones como el Mumonkan. Sin embargo, la respuesta significativa de un maestro o el enigma propuesto a un discípulo no son prerrogativas del Zen. Incluso existe un término sinónimo en árabe del famoso satori (‘despertar’) de los budistas: yaqaza. También en el Islam se cuentan miles de pequeñas iluminaciones tenidas en la intimidad con un maestro. Con esta sección, webislam pretende poner a disposición del lector una serie de momentos excepcionales de maestros sufies de ayer y hoy que, con toda seguridad, serán una guía para los que entren en el Islam en el futuro. Permítasenos, por ello, contar las anécdotas de hoy pensando en los lectores que vendrán.

índice

 

Cierto imam llegó a Chipre y comprobó que la mezquita siempre estaba vacía y que nadie hacía salat. Les preguntó por ello y le dijeron que perdían mucho tiempo calzándose y descalzándose y que no podían permitirse ese lujo con el trabajo tan duro que tenían. "Bueno, si ese es el problema, lo solucionaremos: cuando sea la hora de la salat, venid, haceis la salat sin quitaros los zapatos y os vais". Y así lo hicieron. Ese imam vivió muchos años y cuando era ya viejecito vino a sustituirle un nuevo imam. Cuando el joven imam vió que los musulmanes hacían la salat con zapatos, se horrorizó y fue a ver enfadado al viejo imam. "Yo les he enseñado a hacer salat. Enséñales tú a quitarse los zapatos", le contestó.

Recomienda esta página